¿Dejarías la compra de tu vivienda en manos de un 'personal shopper'?

El personal shopper inmobiliario es una figura que nació en EEUU hace 100 años y que desde hace 10 está en España.

El personal shopper inmobiliario es una figura que nació en EEUU hace 100 años y que desde hace 10 está en España

El personal shopper inmobiliario es una figura que nació en EEUU hace 100 años y que desde hace 10 está en España // Aepsi (Aepsi)

Empresarios

SECTOR INMOBILIARIO

marta-gracia-bn

Marta Gracia

Comprar una casa siempre conlleva mucho tiempo, quebraderos de cabeza y dinero. La figura del personal shopper ha llegado para que aquellos que estén buscando una vivienda “se desentiendan” del proceso y puedan encontrar la casa de sus sueños o por lo menos la casa que se pueden permitir. Montse Moreno, vicepresidenta de la Asociación Española de Personal Shoppers (Aepsi), asegura que lo primero que debe saber el cliente cuando empieza con la búsqueda de una vivienda es su realidad.

Pero ¿qué es un personal shopper inmobiliario? La palabra es muy conocida en el mundo de la moda. Son muchos los que requieren esta figura para poder vestirse con los últimos modelitos o con la ropa que mejor se adapte a ellos. Si esa profesión la trasladas al sector inmobiliario, el personal shopper es un agente que trabaja exclusivamente para el comprador: “Él busca producto en todo el mercado y los únicos intereses que defiende son los del comprador”, señala Moreno.

Para muchos esta figura podría ser igual que el del agente inmobiliario, que también te busca una vivienda. Pero Moreno matiza que el agente, normalmente, tiene un producto y lo intenta vender por lo que estará pendiente del vendedor y del comprador. El personal shopper “solo está atento a las necesidades del comprador”, insiste.

En España, la figura del personal shopper inmobiliario aún es desconocida para la mayoría de la población, pero en EEUU se instaló por lo menos hace 100 años. Sí que es verdad que aquí, como explica la vicepresidenta de Aepsi, se comenzó a hablar de ello a partir del año 2010, el año más bajo del mercado inmobiliario. Inicialmente había 20 empresas en toda España y ahora hay unas 300. “Es una tendencia al alza. Lo que queremos desde Aepsi es que poco a poco se vaya hacia el modelo del mercado americano, que cuando hay una operación haya agente de compradores y agente de vendedores. Cada parte tiene representación para defender sus intereses”, explica Montse Moreno.

¿Cómo trabaja un personal shopper inmobiliario?

El personal shopper tiene una entrevista con el cliente que quiere comprar, ya que el punto de partida “es que la petición sea realista”. Por ello, antes de aceptar un encargo hacen esa entrevista en profundidad para ver su realidad, “porque deseo y realidad pueden estar muy distanciados”. Montse Moreno les dice a los clientes que hagan su carta a los Reyes Magos y “yo aterrizo la petición”. 

Si la petición es realista comienza el proceso de búsqueda, si no lo es se rechaza el encargo. Los españoles somos soñadores con la vivienda. “Somos exigentes. Queremos un piso con mucha luz, con terraza, cálido en invierno y fresco en verano, que gaste poco… y con un presupuesto limitado, pero hay poca oferta con todo”, apunta. Moreno asegura que contratar un personal shopper tiene ventajas, pero sobre todo resalta dos: ahorrar tiempo y quebraderos de cabeza. 

Además, el personal shopper inmobiliario controla de un sector que el comprador no tiene porqué conocer y siempre puede negociar con el vendedor de la vivienda para mejorar las condiciones de la transición.

Después de la entrevista en profundidad, el personal shopper comienza una búsqueda en exclusiva. “El cliente nos da unas provisiones con las que fijamos el compromiso”, apunta Moreno. La búsqueda se realiza en todo el mercado, tanto en lo que está publicado como por contactos del agente. “Lo que queremos es encontrar el inmueble”, puntualiza. Después de esta búsqueda hacen una preselección que van a visitar y después de estas visitas seleccionan dos que coinciden por lo menos en un 70-80% en lo que quiere el cliente, que solo irá a visitar esas dos. 

Tras elegir la casa, se hace el análisis completo y se presenta una  propuesta al vendedor. “En un momento se llega a un acuerdo y se plasma en un documento y el último paso es ir al notario”, explica. Pero no se queda ahí su labor, ya que en la parte postventa le ayuda en el tema de cambio de suministro y de recibos: “Les acompañamos desde el principio hasta el fin”.

Todo el mundo puede contratar un servicio de un personal shopper, en la página web de la asociación se puede contactar con los asociados, el único requisito es que la propuesta sea realista. “Si tienes un presupuesto de 100.000 euros, pero tu petición es realista lo podemos conseguir”, asegura Montse Moreno, vicepresidenta de Aepsi.

El objetivo que se marca ahora Moreno para la asociación es que todas las empresas con este servicio se asocien, “porque se da garantía al consumidor de que el personal shopper que se está contratando es legal”. Y es que como señala la vicepresidenta: “Lo que se quiere es que el consumidor pueda estar tranquilo de que si hay un profesional intermediario sea realmente un profesional”.

En este articulo: Mercado inmobiliario

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando