8 grandes marcas que desaparecieron en 2019

En muchos casos representan marcas que nos han acompañado durante mucho tiempo, aunque su completa desaparición no siempre vaya a marcar un antes y un después...

8 grandes marcas que desaparecieron en 2019

BYZness

Empresarios

consumo

María Refojos

María Refojos

Ni compras por parte de fondos de inversión, ni EREs, ni planes estratégicos ni reconversiones industriales. Para estas marcas no hubo ninguna iniciativa que les consiguiera un final feliz: todas anunciaron su cierre definitivo durante el pasado año.

La mayoría son españolas y desarrollaban su actividad en diversos sectores. En muchos casos representan marcas que nos han acompañado durante mucho tiempo, aunque su completa desaparición no siempre vaya a marcar un antes y un después... 

1. Círculo de Lectores

La transformación digital también deja cadáveres y el Círculo de Lectores es uno de ellos. En noviembre Planeta anunció su decisión de prescindir del sello y de la red comercial de  Círculo de Lectores, la comunidad nacida en 1962 con la “vocación de llevar la lectura a todos los hogares de España”. 

Se acabaron las visitas puerta a puerta para vender suscripciones a este club de lectura y para entregar libros, y se acabaron también las colecciones y títulos editados bajo el paraguas del Círculo. Un adiós a uno de los logos más presente en las estanterías de las casas -de nuestros padres-.  

2. Banco Popular

El sector de la banca ha sufrido grandes cambios desde el estallido de la crisis en 2008. El baile de fusiones, adquisiciones y cierres fue frenético, en un intento por mantener en pie el sistema bancario español

Banco Santander se hizo con Banco Popular por 1 euro en 2017, después de que el Mecanismo Único de Resolución (MUR), el organismo europeo para salvar bancos, afirmase que la entidad corría el riesgo de “caer”. En 2018 se completó la integración jurídica y en 2019 Banco Santander culminó la fusión en 2019, absorbiendo al 100% una marca con cerca de un siglo de historia.   

3. Amichi

La firma de moda Amichi entró en proceso de liquidación en noviembre de 2019, tras los infructuosos intentos de Black Toro Capital de encontrar un comprador que evitase su quiebra. Cuando la compañía de capital riesgo adquirió Amichi en 2017 ya atravesaba dificultades de liquidez y su supervivencia pendía de un hilo.

Dos años después, los planes puestos en marcha para reflotar la marca catalana no han logrado los objetivos esperados y, tras 30 años de actividad, se han visto obligados a bajar la persiana de sus tiendas de forma masiva y hacer un nuevo ERE que afecta a la totalidad de sus cerca de 500 empleados. 

4. BQ Móviles

La última marca de móviles española se ha diluido con la desaparición de BQ como fabricante de smartphones. El 20 de marzo de 2019 publicaban en su web una “carta abierta” en la que señalaban la fecha en el calendario como el día en el que aterrizaba en España Vsmart, “la marca de móviles de Vingroup”. Es decir, los móviles BQ dejaban de existir y serían sustituidos por Vsmart. 

Era el paso que sucedía a la entrada en su accionariado del holding vietnamita con una posición mayoritaria (el 51%) a finales de 2018. Los españoles mantienen su actividad porque, tal y como indicaban en su comunicado, “BQ continúa”. El foco está centrado ahora en otro tipo de productos tecnológicos, “sistemas y soluciones”, así como en desarrollar tecnología para los smartphones Vsmart. 

5. CatalunyaCaixa

Otro cambio fruto de los rescates bancarios de tiempos de la crisis de 2008. Fue en 2015 cuando BBVA finalizó la compra de CatalunyaCaixa y en 2016 se formalizó la fusión de ambas entidades financieras.

Desde entonces se había mantenido la marca de forma independiente, pero el nuevo rumbo de negocio tomado por BBVA en abril de 2019, que conllevaba la unificación de todas sus marcas, tanto locales como internacionales, supuso el adiós definitivo a la identidad del banco catalán.

6. ONO

Fue en 2014 cuando se anunció la compra de ONO por parte de Vodafone. La teleco inglesa se posicionaba en España absorbiendo la operadora de cable en una operación que le costó la nada desdeñable cantidad de 7.200 millones de euros. 

Y tras completar su absorción en 2018, la inglesa ha ido reduciendo poco a poco la presencia de ONO en todos sus canales y soportes, hasta que finalmente en juniol del año pasado terminaron por cerrar el servidor, eliminar el dominio ono.com y clausurar todo rastro de la marca. 

7. Windows Phone

La aventura de Microsoft en el sector de la telefonía móvil terminó el pasado mes de diciembre. La apuesta con la que la empresa fundada por Bill Gates quiso plantarle cara a Android e iOS se dio finalmente por vencida y dejó de dar soporte y lanzar actualizaciones de seguridad de la última versión de su sistema operativo, el Windows 10 Mobile, el 10 de diciembre de 2019.  

Un Nokia Lumia 820 con Windows Phone. // Reuters

8. Google Plus

Otra incursión fallida de otro tótem tecnológico, en este caso Google, en un terreno copado por fuertes competidores. La plataforma con la que Google quiso tener su propia comunidad online no fue capaz de hacerle sombra a némesis como Facebook o LinkedIn y acabó cerrando su versión para particulares en abril de 2019. 

En este articulo: Empresas

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando