elPeriódico economía

Lunes, 21 de octubre del 2019

Economyz

Ceder facturas a un tercero: una vía de financiación que crece en España

Acceder a financiarse a través de bancos ya no es indispensable. En un futuro no muy lejano los métodos alternativos ganarán terreno tanto para particulares como para empresas

Nicolas Overloop, Marc Antoni y Federico Travella. 

Nicolas Overloop, Marc Antoni y Federico Travella.  // Foto cedida

Empresarios

Alternativas de financiación

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

Acceder a financiarse a través de bancos ya no es indispensable. En un futuro no muy lejano los métodos alternativos ganarán terreno tanto para particulares como para empresas. Sin embargo, el mercado ya se ha ampliado, y las compañías pueden acceder a disponer de otras opciones con la entrada de las soluciones factoring y confirming. ¿En qué consisten?

Marc Antoni Macià, cofundador y COO de Novicap, explica con detalle en qué se basan estas alternativas para financiarse. Según relata, el producto factoring está diseñado para empresas y en especial para pymes que “trabajan para grandes compañías que les pagan a 60 o 90 días y que no pueden esperar este tiempo para cobrar”.

Por tanto, esta solución “nace para solucionar este problema”, puesto que consiste en “ceder tus facturas a un tercero”. Una pyme cede las facturas a esta Fintech, que se encarga de “comprar esa factura”. Por ejemplo, si a un proveedor de El Corte Inglés le pagan a 90 días y si en lugar de eso “cede o vende la factura a Novicap”, pasamos a ser dueños de esa factura y por lo tanto “ellos nos pagarán a nosotros y no a la empresa”.

Evidentemente, eso tiene un coste que habitualmente es un porcentaje de una factura en concreto y supone que la empresa tenga dinero casi automáticamente cuando emite la factura. Así no tiene que esperar los 60 o 90 días.

Por otro lado, Macià señala que el confirming es un producto “parecido” dentro de la financiación a corto plazo. No obstante, es un algo distinto porque viene de la empresa grande. Siguiendo el ejemplo de El Corte Inglés, imaginémonos que llega a un acuerdo con una empresa financiera de financiación al proveedor de 5 millones de euros. ¿Esto qué quiere decir? Que puede facilitar “el anticipo de los pagos a sus proveedores, normalmente a través de una plataforma online o un sistema tecnológico, para que no esperen los 90 días”.

El cofundador de Novicap concreta que aquí es muy importante con quién “se haga el contrato”. Al final es un producto de financiación de circulante o de facturas visto desde el punto de vista del cliente o de la empresa grande que tiene “un proveedor pequeño o al revés”.

Las ventajas de estas financiaciones

Desde el punto de vista de Macià, cuestionado por las ventajas con respecto a los métodos tradicionales, expone que los bancos al final siempre “actúan en bloque”. Cuando se suben los tipos de interés todos lo hacen. ¿Qué tiene la financiación bancaria? Dentro de los inconvenientes, añade, “son muy lentos y burocráticos”.

En cambio, las nuevas Fintech financian de manera “muy competitiva”, aunque no tanto como los bancos, pero a “muy buen precio y con un muy buen servicio”, opina. Un dato interesante es que en Estados Unidos más de la mitad de la financiación de las empresas es no bancaria. En España es menos de un 1% del mercado de financiación.

Por eso, cree que “hay mucha capacidad de crecimiento en la financiación factoring y confirming en España”. El mercado ya se está abriendo, pero “lentamente”.

¿Amenaza para la banca?

Otras de las dudas que surgen es si, con estas nuevas posibilidades de financiación, la banca tradicional como tal puede correr peligro. Macià piensa que pueden ser “complementarios”, puesto que los bancos ofrecen “precios más competitivos que los nuestros”. Tal y como describe empresas como la que dirige se centra “en nichos de mercado donde las entidades no están”. Y es que hay un subsector de empresas buenas en las que “no están entrando”.

Por ejemplo, en empresas que salen de concurso de acreedores y vuelven a funcionar. Macià indica que eso no quiere decir que “no sean empresas peores”, pero las entidades “no las miran” por un tema de “requisitos legales”.

De este modo, como principal obstáculo que tienen delante, es “el cambio de mentalidad de la gente”, porque al final lo que venden es un “enfoque distinto”. Esto primero pasa por el consumidor final y hay sectores donde esto ya ha surgido, como en el comercio electrónico. Así, el desafío más importante es que el consumidor vaya dándose cuenta de que lo nuevo es lo normal: “que haya financiación que no sea bancaria, solicitar financiación online etc”. El recorrido, concluye, es bastante “amplio”.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando