elPeriódico economía

Sábado, 20 de julio del 2019

Economyz

Los Fakeinfluencers: cómo detectarlos y evitarlos

Instagram y sus influencers se han convertido en un escaparate para las marcas, algo que ha provocado que los usuarios comiencen una carrera de galgos para ver quién consigue más seguidores. Hablamos con varios expertos sobre los 'fakeinfluencer'

Analizar las estadísticas de audiencia que proporciona Instagram son una de las formas de detectar a un fakeinfluencer.

Analizar las estadísticas de audiencia que proporciona Instagram son una de las formas de detectar a un fakeinfluencer. // Georgia de Lotz//Unsplash

Empresarios

MARKETING DE INFLUENCERS

Lidia Alvarez Byzness

Lidia Álvarez Vellido

Instagram se ha convertido en uno de los mejores sitios de la red para que las marcas den visibilidad a sus productos, sobre todo, a través de los llamados “influencers”.

Productos para probar, viajes gratis o invitaciones a eventos eran algunas de las “recompensas” que obtenían hace unos años estos usuarios, pero ahora la cosa ha cambiado y esta figura se ha convertido en una nueva profesión remunerada, algo que ha hecho que todo el mundo quiera o crea serlo y para ello, todo vale.

De todo esto ciertas empresas han creado otro negocio y han comenzado con la venta de seguidores, likes y comentarios; a lo que han recurrido muchas personas para alcanzar el número de seguidores deseado pero, ¿qué consecuencias tiene para la comunidad estos perfiles y cómo podemos detectarlos?

A juicio de Philippe González (@philgonzalez en Instagram), fundador de la red Instagramers y escritor de varios libros sobre esta red social, "la llegada de Instagram ha sido, por un lado, un cambio de la forma de compartir el día a día, con un contenido más visual y dinámico ya que se publica en el momento como ocurre con las historias”, explica González, quien añade que este dinamismo “hace que se diferencia de otras plataformas como Youtube, con un contenido meditado, y Twitter, muy poco visua”.

Debido a estas características, el experto asegura que hace cuatro años “hubo un boom” en el que las marcas comenzaron a ver en IG y en sus usuarios con mayor número de seguidores un nuevo canal donde explotar su marca y darla a conocer y “les valía cualquier cosa” ya que en ese momento no existían herramientas de creación de cuentas y los 100.000 seguidores que tenían algunos usuarios eran reales.

”Todo el mundo quiere ser influencer”, asegura González, "y la única manera de conseguirlo es alcanzar un alto número de seguidores pero ¿Cómo conseguirlo?.

“No hay nadie que no tenga algún seguidor falso”

El fundador de Instagramer explica que existen distintas formas de alcanzar el estrellato en la plataforma, entre las que están la realización de contenidos de calidad, tener un respaldo mediático, en el caso de ya ser conocido, o tener el apoyo de la propia plataforma pero “hecha la ley, hecha la trampa ya que, existen otras empresas que han visto la desesperación de los usuarios por hacer crecer su perfil y han comenzado a crear cuentas falsas para venderlas”, explica Gonález.

Esta magnificación y obsesión por convertirse en influencer ha llevado a que los usuarios comiencen a pagar por seguidores, likes e incluso comentarios y así, pasar a ser lo que se llama ‘fakeinfluencer’.

Esta corriente es para el experto culpa de Instagram, de las marcas y agencias de publicidad, que se “creen todo lo que les dicen” y por último, de los que compran seguidores.

¿Cómo detectar estos fakeinfluencers?

A juicio de González, la mejor forma de detectar a estos usuarios es “el sentido común”, dedicar tiempo a mirar la cuenta o la evolución en el tiempo, entre otras características, ya que “Instagram ofrece muy pocas métricas y datos insuficientes para que las agencias puedan detectar estos perfiles”.

En este sentido, Arantxa Pérez, fundadora de Influgency, coincide con esta necesidad de analizar las cuentas y añade la importancia de contactar con agencias especializadas en esta materia ya que “somos las que tenemos las herramientas necesarias y los conocimientos para estudiar los perfiles de cada persona”.

Lo primero que analizan son los datos ofrecidos por los propios “influencers” sobre la audiencia, las estadísticas internas, tanto de las fotografías como de las historias, datos que se introducen en herramientas específicas y dan como resultado un organigrama y gráfica de crecimiento de ese perfil.

“En el caso de tener una punta demasiado alta de seguidores en una fecha específica se analiza si ha habido alguna situación o acontecimiento concreto que explique ese incremento”, señala Pérez.

Además de estas herramientas, que no todo el mundo la tiene, para la experta la forma más rápida de detectar este tipo de cuentas es computando el número de likes, comentarios y seguidores ya que “es imposible tener 3.000 seguidores y en cada fotografía 5.000 likes y 400 comentarios y viceversa”.

La fundadora de la agencia de influencers destaca que la función real de este actor “no se trata de ser un comercial y dedicarse a vender más, sino dar visibilidad a ciertas marcas”, algo que para la experta no tienen en cuenta las empresas.

Asimismo, denuncia la situación del sector, el cual se encuentra masificado y saturado; por lo que el siguiente paso “debería ser hacer una gran limpieza, así como reeducar, tanto a las marcas como a los usuarios de redes sociales”, apunta Pérez, quien añade que las redes sociales y, sobre todo Instagram, “se han convertido en un mundo bastante egocéntrico donde la envidia crece cada día y somos las agencias quienes deberíamos frenar este tipo de cosas”.

En este articulo: Nuevas Profesiones

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando