elPeriódico economía

Sábado, 20 de julio del 2019

Economyz

"Los millennials están pidiendo una transformación cultural en las empresas"

Los cambios que viven las compañías a todos los niveles requieren modificaciones también a la hora de comportarse y tomar las decisiones. La transformación digital y la cultural están relacionadas, pero no son lo mismo.

Jaime Nardiz habla con BYZness sobre el proceso de transformación cultural

Jaime Nardiz habla con BYZness sobre el proceso de transformación cultural // Foto cedida

Empresarios

ENTREVISTA A JAIME DE NARDIZ, DE GREAT PLACE TO WORK

Fran Leal

Fran Leal

El mundo de la empresa está viviendo una época convulsa ante la necesidad de adaptarse a los exigentes cambios que la sociedad y el mercado le demandan. En este proceso de adaptación constante, la transformación cultural de las compañías cada vez cobra más importancia. Para ahondar en este aspecto, hemos tenido la oportunidad de charlar con Jaime de Nardiz, director de Transformación Cultural y Ranking Best Workplaces en Great Place to Work.

Cada vez escuchamos con más frecuencia conceptos como transformación digital o transformación cultural. Para ser más precisos, ¿en qué consisten?

La transformación digital digamos que es el final del camino y la cultural sería el proceso que llevas a cabo, cómo acompañas a todas las personas involucradas a cambiar, a ser más digitales, más ágiles, más innovadoras, más creativas o más corresponsables.

La transformación digital es una razón de negocio por la que transformar tu cultura. Ahora mismo hay muchas compañías que tienen la necesidad de transformar su esquema de relación con el cliente a una parte más digital, pero para eso tienes que adecuar a las personas a los nuevos procesos y nuevas maneras de hacer. Para eso transformas culturalmente a la compañía.

Entonces, ¿es la transformación digital la principal razón para un cambio cultural en la empresa?

No necesariamente. Es una de las razones, pero no la única. Como director general o comité de dirección te das cuenta de que no tienes la compañía o la cultura que quieres, y puede ser porque crees que hay que innovar, atender más y mejor al cliente, generar un excelente lugar para trabajar…

¿Cómo es ese proceso?

Lo más importante es tener en cuenta que cuando quieres hacer un cambio es fundamental saber qué es lo que buscas. El primer paso tiene que ser conocer qué tipo de cultura quieres tener. A partir de ahí, lo que más influye es que la dirección general busque y represente ese cambio, que sea líder de ejemplo. Y hay que tener en cuenta algo fundamental, que es que cuando quieres cambiar algo, tienes que dejar de hacer otras cosas.

¿Los cambios tienen una repercusión directa en la productividad?

Nosotros hicimos un estudio en el que se veía perfectamente cómo la competencia de los managers (la visión de ello que tienen los empleados) predecía en qué grado las personas quieren entregar lo mejor de sí mismas, que es el primer paso para la productividad.

Por otra parte, nosotros también hemos visto cómo un nivel alto de confianza (entendida como motivación por parte de los empleados) correlaciona con el retorno bursátil de la acción. Y comprobamos cómo las empresas que están en nuestro ranking de EEUU devuelven tres veces más por acción que las que no lo están.

¿Cuál es el ritmo que están siguiendo las empresas en este proceso?

Depende. Quienes lo tienen claro, son rapidísimos. Depende mucho de la dirección general. Si consideran que hay que hacer cambios de manera urgente, al día siguiente ya se están acometiendo esos cambios. En cuanto a los sectores, los que parece que lo tienen más claro serían el tecnológico, el farmacéutico, el sector seguros, el financiero (aunque este solo en algunos aspectos)...

En relación a esto es importante apreciar la utilidad, porque al verla cambia la manera de actuar. Con la transformación digital damos elementos tecnológicos, pero cuando se guía en el empleo de estos elementos y herramientas nuevos, y se ve la utilidad, ahí ya estás acompañando culturalmente en el cambio de los procesos.

Respecto al punto de vista del empleado, ¿hay una tendencia a valorar más la empresa en la que se trabaja?

Muchos candidatos ahora cuestionan mucho la compañía en la que van a entrar. En el caso concreto de los millennials, a nivel internacional (sobre todo el grupo que tiene entre 26 y 35 años), hemos identificado que buscan entrar en una empresa en la que las cosas sean muy ágiles, su voz se convierta en decisiones, si se dice algo se haga rápido… En este sentido, es un ejemplo de cómo están pidiendo una transformación cultural respecto a la agilidad, frente a los procesos burocráticos que pueda haber en las compañías.

Y ya no solo los millennials, sino la sociedad en general. Si la inmediatez se cumple en muchos parámetros de la vida personal, ¿por qué no exigirla en la vida profesional?

¿Cuál es el elemento más valorado por los trabajadores?

Diría que la transparencia. Algo que no hacemos bien en España es ser transparentes a la hora de explicar el porqué de las decisiones y qué objetivo tienen. Cuando explicas a alguien que estás dentro de un proceso de cambio, y eres transparente, serás capaz de contarle lo que te está costando y cómo tomas las decisiones. Esto conlleva una humanización del cambio. Si le pides a alguien que cambie, le explicas el porqué y lo haces de una manera transparente y profunda, reduces al máximo la incertidumbre y, además, te permite tener la opción de cometer errores (porque te van a entender).

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando