elPeriódico economía

Domingo, 17 de noviembre del 2019

Economyz

Pasos para convertir tu empresa en una cooperativa

Por diversos motivos, puede que llegue el momento en que queramos constituir una cooperativa de trabajo a partir de una empresa mercantil, y fácil no es, para qué engañarse. Por eso, seguir esta guía puede hacer esta transformación más sencilla

Convertir una empresa en cooperativa requiere dar una serie de pasos

Convertir una empresa en cooperativa requiere dar una serie de pasos // Gerd Altmann / Pixabay

Empresarios

GESTIÓN EMPRESARIAL

Fran Leal

Fran Leal

Una cooperativa, según refleja la Confederación Española de Cooperativas de Trabajo Asociado (Coceta) en su web, es ”una sociedad, constituida por personas que se asocian libremente para llevar a cabo una actividad empresarial, que les permite satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas y sociales. La cooperativa, en su ámbito societario, tiene una estructura y funcionamiento democráticos, conforme a los principios cooperativos”, que serían los siguientes: adhesión voluntaria y abierta; gestión democrática; participación económica de los socios; autonomía e independencia; educación, formación e información; cooperación entre cooperativas, e interés por la comunidad.

Dicho esto, ya sea por convicción o porque no nos haya ido muy bien con una empresa mercantil, podemos llegar a la situación de querer convertirnos en una cooperativa. Pues bien, desde Coceta elaboraron una guía para la transformación de las empresas mercantiles en cooperativas de trabajo, con el nombre de De empresa en crisis a empresa cooperativa. En este documento, se destaca la posibilidad de afrontar las situaciones adversas en una compañía a través del modelo cooperativo. Ahora bien, también advierten de que son pautas generales, porque la situación de cada empresa, obviamente, es un mundo...

Antes de empezar

Lo primero que hay que hacer, antes de empezar con la transformación, es un diagnóstico de la situación previa al proceso de transformación. Para ello hay que tener claro cuál es el punto de partida, así como los objetivos marcados por los trabajadores que integran el grupo promotor. Conocer de dónde parte la iniciativa o por qué fracasó el anterior proyecto (si es que fue así) son otros dos aspectos realmente importantes para comenzar con buen pie.

Para comenzar la construcción por los cimientos, tendremos que llevar a cabo un análisis de cómo es la estructura actual de nuestra empresa en relación a diversos aspectos (la gestión, las personas, el liderazgo del proceso, los clientes, el producto o servicios, los aspectos económicos, el entorno, los grupos de interés y la información y documentación). Para terminar con esta fase previa, y tras determinar quiénes son las personas que van a integrar la nueva cooperativa, hay que definir los aspectos societarios (tales como responsabilidades del socio trabajador, todo lo relacionado con las retribuciones, etc.).

Primeros pasos

A la hora de arrancar, hay que establecer el liderazgo en el proceso de transformación. Para ello, es clave el modelo de equipo cooperativo y la caracterización del liderazgo colectivo. Además, es necesario disponer de una estrategia para la nueva empresa y definir nuestro plan de trabajo.

Otros aspectos a tener muy en cuenta, antes de despegar definitivamente, es saber qué recursos vamos a necesitar (personas, materiales o fuentes de financiación), identificar nuestros principales grupos de interés y no olvidar la importancia de la comunicación y la sensibilización en este proceso de transformación.

La hora de la verdad

Una vez hechos todos los preparativos, llega la hora de la verdad. Y el paso de nuestra empresa mercantil a cooperativa de trabajo debe centrarse en dos ramas diferenciadas:

  • Por un lado, el ámbito jurídico, donde hay que seguir un procedimiento concreto: información a los socios, adopción del acuerdo de transformación por parte de los socios y, por último, publicación del acuerdo de transformación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil, así como en uno de los diarios de gran circulación de la provincia en que la sociedad tenga su domicilio.
  • Por otra parte, la transformación organizacional debe presentar “una relación de aspectos y recomendaciones que son propios de los ámbitos social y económico de las cooperativas”, con los apartados que vemos a continuación.

Entidades de apoyo y ayudas específicas

Para completar esta guía, no podemos olvidarnos de los recursos económicos, dado que, como nos recuerdan desde Coceta, “los emprendedores cooperativos disponen de una serie de ayudas y subvenciones que son de gran importancia y apoyo en la difícil tarea de la puesta en marcha”.

Puede parecer obvio, pero informarse de todo aquello que tenemos a nuestro alcance para que este proceso llegue a buen puerto, más que una recomendación, es una obligación.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando