elPeriódico economía

Lunes, 14 de octubre del 2019

Economyz

¿Cómo hacer e interpretar la cuenta de resultados de tu empresa?

Todas las decisiones económicas que toma una empresa deben estar reflejadas en sus estados financieros. Uno de estos documentos es la cuenta de resultados de la compañía, te contamos qué es, cómo realizarla e interpretarla.

Rawpixel. // Unsplash

Rawpixel. // Unsplash

Empresarios

Gestión empresarial

Lidia Alvarez Byzness

Lidia Álvarez Vellido

Junto con el Balance y la Memoria, la Cuenta de Resultados se presenta de forma anual con el cierre del ejercicio de la empresa.

Como su propio nombre indica, la cuenta de resultados, también llamada cuenta de pérdidas y ganancias, nos muestra lo que más nos interesa saber cuando tenemos un negocio en marcha: cuánto ha ganado (o perdido) la compañía en el año o ejercicio.

Para Anfix, compañía de software de contabilidad y facturación, define esta cuenta como “un estado financiero que la empresa debe elaborar con el fin de presentar su resultado”, es decir si ha obtenido pérdidas o beneficios; así como ingresos y gastos que le ha permitido obtener el cálculo.

“A parte de un objetivo fiscal y de gestión de la empresa, es el documentos que prueba la rentabilidad de la empresa de cara a  potenciales inversores”, apunta la compañía.

Por su parte, el Ministerio del Interior define la cuenta de resultados como la cuenta que “presenta los cambios más significativos” al mostrar no sólo los gastos e ingresos, sino también todos los cambios producidos en el patrimonio neto.

Pasos para obtener el beneficio neto

La cuenta de pérdidas y ganancias es una sucesión de cálculos que tiene como comienzo los ingresos “brutos” que ha tenido la compañías como resultado de la venta de sus productos o la prestación de servicios.

A estos ingresos hay que ir quitando gastos de fabricación, costes que no tienen que ver de forma directa con la actividad de la compañía los impuestos o retenciones para que te de el resultado neto de ese ejericico, es decir, las pérdidas o el beneficio "limpio" que resultará de tu actividad durante ese año. Este resultado se obtiene de la siguiente manera:

Análisis de estos datos

En primer lugar, Anfix aconseja diseñar uno mismo su propia cuenta de resultados teniendo en cuenta el sector al que pertenece la empresa.

  • Ingresos clasificados: “Separar los ingresos dependiendo de las fuentes por las que han llegado es una forma de tener información para la gestión de los mismos a través de líneas de negocio o mercados geográficos; entre otros.
  • Margen de negocio: Analizar este margen de un cliente en particular o de una línea de negocio nos ofrecerá información útil.
  • Las apariencias engañan: Tenemos que mirar más allá del resultado que nos aporte la cuenta. Por ejemplo, en el caso de los ingresos hay que tener en cuenta el día en que se haga efectivo el cobro de los mismos, así como el periodo de pago a los proveedores. En este caso, cuanto más se dilate más dinero habrá para autofinanciarse y, por lo tanto, la disponibilidad de efectivo en ese momento será mayor.
  • Comparar resultados: Debes comparar el resultado de explotación con el resultado neto ya que aunque salgan pérdidas no significa que tu actividad sea deficitaria sino que puedes estar en una situación de endeudamiento.

En este articulo: Fiscalidad

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando