elPeriódico economía

Jueves, 14 de noviembre del 2019

Economyz

¿Están las empresas digitalizadas en España?

Convertida en un reto más, para muchas empresas la estrategia digital constituye su alma mater, aunque todavía queda mucho por hacer. La resistencia al cambio, la falta de personal y los costes son las principales barreras

Solo un 38 por ciento de las empresas cuenta con una estrategia digital.

Solo un 38 por ciento de las empresas cuenta con una estrategia digital. // Pixabay

Empresarios

Estrategia empresarial

nora-benito-bn

Nora Benito

Solo un 38 por ciento de las empresas cuenta con una estrategia digital, por lo que el camino por recorrer todavía es amplio, tal y como se desprende del estudio “El reto de la transformación digital de la economía” elaborado por Roland Berger con Siemens. Al mismo tiempo, la digitalización podría suponer una reducción del 10 al 20 por ciento en costes de producción. Según este estudio, la transformación digital podría implicar un incremento para 2025 de 120.000 millones de euros en los sectores que analiza.

Pero ¿qué entendemos exactamente por ‘digitalización’? Existen múltiples definiciones. La OCDE, por ejemplo, hace alusión a una tecnología de utilidad general para todos los sectores de la economía. Por su parte, el director del área de Inteligencia de Good Rebels, Pedro González, explica que la digitalización atiende a tres aspectos: la relación que tiene la empresa con los clientes, con los empleados y con la ciudadanía en general.

En este sentido, según Pedro González, cuando hablamos de empresas que están completamente digitalizadas debemos hacer referencia a nueve ámbitos específicos: en la parte de consumidor, comprensión de su comportamiento, entender cómo es la experiencia del cliente en relación con los otros y performance digital o rendimiento; en la parte del empleado, captación de talento, su gestión y la agilidad en la toma de decisiones de las organizaciones, y en la parte de relación con los ciudadanos, el impacto que tiene la empresa en la comunidad en la que opera -su huella social-, cómo hacen partícipes a ciudadanos en los procesos de toma de decisiones de negocio y, por último, cómo la empresa es capaz de pensar en nuevos modelos de negocio.

“Tradicionalmente, las compañías están orientadas a trabajar en la eficiencia -en los costes, en la cadena de producción-, en un entorno cambiante. La digitalización permite a las compañías fomentar la adaptabilidad, es decir, ver si somos capaces de adaptarnos si las necesidades cambian”, apunta González.

TRANSFORMACIÓN DIGITAL LENTA

“Todavía falta mucho para que las empresas españolas acometan con garantías la implantación de las principales competencias digitales”, señala el director de Innovación Digital y Comunicación Corporativa de ESIC, Héctor Baragaño Cavero, haciendo referencia al  estudio que ESIC desarrolla a través de su Instituto de Economía Digital (ICEMD), junto a Kantar y Millwardbrown. En este se apunta que solamente un 20 por ciento de las empresas están implantando con garantías las principales competencias digitales.

“En España la digitalización crece de manera más lenta que en otros países”, apunta Baragaño, al tiempo que añade: “Además, la industria 4.0 necesita una normativa ágil para tener un ritmo de crecimiento más rápido”.

El cambio llega, pero despacio. Según el “Estudio sobre el estado de digitalización de las empresas y Administraciones Públicas españolas” del Observatorio Vodafone de la Empresa, cuya finalidad es profundizar en la realidad digital de las empresas españolas, se han dado fuertes pasos en las grandes compañías españolas en cuanto a transformación digital se refiere, pero todavía le queda mucho por avanzar a las pequeñas empresas: solo un número reducido de estas tienen una estrategia de digitalización en previsión. Estas entidades declaran que su nivel de digitalización es medio o alto, pero afirman invertir en soluciones a medida que van teniendo necesidades.

Tal y como apunta dicho Observatorio, la digitalización no supone una preocupación para las empresas españolas: solamente un 2% muestra inquietud por ello, porcentaje que aumenta hasta el 12 por ciento en empresas de más de 100 empleados. Entre las principales cortapisas para el desarrollo digital se encuentra la falta de personal, el elevado coste y el desconocimiento de las tecnologías.

“El proceso de transformación digital implica también un cambio cultural en la organización que debe ser empujado desde la dirección general, siendo los departamentos de innovación y transformación digital y los de marketing y comunicación los mayores impulsores de la implementación de la transformación tanto en el mercado como dentro de sus compañías”, afirma Baragaño Cavero.

EL SECTOR TIC, ENTRE LOS MÁS DIGITALIZADOS 

Entre los sectores que más madurez digitalmente hablando tienen se encuentran el de las tecnologías de la información y medios de comunicación. Además de estas, González añade a la lista el sector de las industrias intermediarias de travel, así como el financiero. Según sus palabras, entre las que no alcanzan un óptimo nivel de digitalización se encuentran las farmacéuticas o la educación, entre otros sectores.

En esta marcha metamórfica no vale quedarse atrás. Así lo confirman desde ESIC. “Aquellas empresas que sean capaces de transformarse digitalmente de una manera rentable y eficiente y sean capaces de mejorar, o incluso crear nuevos modelos de negocio, serán las que a futuro estarán mejor posicionadas”, concluye Baragaño.

En este articulo: Transformación empresarial

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando