¿Vuelve el emprendimiento por necesidad?

Acción Contra el Hambre ha detectado un aumento del interés en jóvenes por emprender. Aunque sospecha que pueda deberse a un emprendimiento por necesidad. Pero las asociaciones de autónomos difieren en su análisis de un fenómeno difícil de medir

Imagen de archivo de una peluquería en el Eixample que ha abierto tras el confinamiento.

Imagen de archivo de una peluquería en el Eixample que ha abierto tras el confinamiento. // Ferrán Nadeu (EL PERIÓDICO)

Emprendedores

Nuevos negocios en la pandemia

José Antonio Calvo Martínez

José Antonio Calvo

Cuando una persona se da de alta como autónomo: ¿lo hace porque ha detectado una oportunidad de negocio o por necesidad? Si un profesional inicia labores de consultoría para otras empresas, ¿está cumpliendo su sueño de emprender o lo hace porque no le contratan como asalariado? Resulta imposible medir este dato con precisión. 

Tras la crisis financiera de 2008, se detectó un aumento de altas en autónomos que podrían proceder de un emprendimiento por necesidad, más que por oportunidad real de negocio. Personas que, al no encontrar trabajo como asalariados, probaban como autónomos; animados por ayudas como la tarifa plana, que reducen las aportaciones a la Seguridad Social hasta 50 euros al mes para nuevos profesionales.  

¿Está pasando algo similar durante esta pandemia? La falta de empleo como asalariado, ¿está empujando a muchos a ser autónomo porque no hay más remedio?

El interés por “emprender” en jóvenes ha aumentado durante el confinamiento

Según datos de Acción contra el Hambre, hay un creciente interés de los jóvenes por emprender en las últimas semanas. “En toda España ha crecido el número de personas inscritas que quieren poner en marcha sus ideas de negocio. Si hacemos una media podemos hablar de un aumento de inscripciones de marzo a abril de un 25% más de lo que viene siendo habitual, y en algunas regiones ha sido el 40%”, explica Ana Alarcón, responsable de los programas de emprendimiento.

La organización destaca también un aumento de un 21% en inscripciones en Garantía Juvenil (personas que no estudian ni trabajan con menos de 30 años). Establecen de este modo una relación difícil de corroborar: que el mayor interés por el autoempleo provenga de la necesidad de tener una salida profesional, ante la falta de oportunidades en el mercado laboral. 

¿Hay o no hay altas de autónomos porque no hay más remedio?

Desde la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE), amplían el rango de edad y los sectores que pueden entrar en un emprendimiento por necesidad. Pero dibujan una evolución lenta y continuada desde hace años.

Según sus cifras, desde 2012 es latente un aumento de altas en mujeres de 50 a 59 años. También culpan al auge de plataformas digitales, que encubren relaciones laborales con altas de autónomo. Personas que entran en el régimen de trabajadores por cuenta propia no porque quieran emprender un negocio. Si no porque trabajan para empresas de reparto u otras plataformas similares.

Desde la asociación entienden que, en realidad, este aumento de falsos autónomos o emprendimiento por necesidad es algo que nunca se ha frenado desde 2012. “Creemos que es pronto (para saber si hay repunte por COVID-19), pero desde UATAE no hay indicios que esta tendencia que ya era al alza vaya a revertirse. Lo que tenemos que trabajar es un autónomo con derechos y protección social. Que ser autónomo pueda verse como una alternativa al desarrollo profesional pleno, y no como una última salida al cuarto trasero den la precariedad”.

“Ahora esto no ocurre”

Desde Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), son mucho más categóricos. “En estos momentos eso no se está dando”, asegura su presidente Lorenzo Amor. De hecho, se muestra sorprendido ante la insinuación de que alguien pretenda ser autónomo por necesidad. “¿Quién va a emprender por necesidad si los autónomos que están lo que tienen es, precisamente, necesidad de vender y facturar?”.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando