Emprender en tiempos de coronavirus sí es posible: así se ha lanzado InMotionFood a la piscina

InMotionFood se ha atrevido a salir al mercado lanzando restaurantes con procesos #Made4Delivery.

José Luis Domínguez de Posada y Enrique Pérez-Castro, cofundadores de InMotionFood. 

José Luis Domínguez de Posada y Enrique Pérez-Castro, cofundadores de InMotionFood.  // BYZness

Emprendedores

restauración #Made4Delivery

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

No todo son malas noticias en los tiempos duros que corren a consecuencia de la pandemia del coronavirus. Cierto es que el emprendimiento se ha ralentizado como no podía ser de otra manera. Sin embargo, hay algunos valientes que están sacando empresas a la luz, a pesar de las dificultades que hay en el camino.

Este es el caso de InMotionFood, que se ha atrevido a salir al mercado en un entorno tan complejo como el actual. “Creemos firmemente que sector del delivery tiene una responsabilidad enorme de aportar su granito de arena en esta crisis, para que el #QuedateEnCasa que ejercen los ciudadanos por responsabilidad sea algo más fácil y llevadero”, indican José Luis Domínguez de Posada y Enrique Pérez-Castro, cofundadores de la compañía.

Los dos emprendedores, pese a las dificultades irremediables de la crisis sanitaria, consideran que tenían aún más razones para salir adelante. “Pensamos que no solo podíamos, sino que debíamos hacerlo”, afirman. “La actual crisis no beneficia a nadie, incluido en el reparto de comida a domicilio, requiriendo aún más esfuerzo y planificación para emprender”, añaden.

Proceso de adaptación

Lanzar un nuevo negocio siempre es una tarea complicada. Aún más en las circunstancias del presente. Por eso emerge la duda de cómo han iniciado todo el proceso para que el pistoletazo de salida no se vea altamente perjudicado por la dureza del COVID-19.

“Hemos tenido que adaptar meses de planificación en un tiempo récord implementando protocolos adicionales de sanidad e higiene, adaptando nuestros planes de aprovisionamiento a la nueva realidad y ofreciendo información y soporte constante a nuestros equipos de cocina”, cuentan Domínguez de Posada y Pérez-Castro.

La comunicación constante con nuestra su de proveedores, con las plataformas y con las autoridades ha jugado un papel fundamental para asegurar que el negocio se pudiese poner en marcha en esta situación tan incierta, tal y como relatan.

Con todo, zambullir un tipo de actividad de este tipo en medio de un proceso de confinamiento puede tener muchos más obstáculos. ¿Cómo se han adaptado? Sendos cofundadores de la compañía dicen que, aunque ya contaban con estrictos protocolos de sanidad e higiene, los han reforzado para adecuarlos a la realidad de esta crisis.

“Nuestro personal recibió una formación específica y se establecieron protocolos de desinfección al llegar a su puesto de trabajo en los que el uso de guantes de látex, uniforme y mascarillas es obligatorio en todo momento”, concretan. “De esta forma continuamos ofreciendo un servicio esencial, como es el reparto de comida a domicilio, ofreciendo las máximas garantías de sanidad e higiene a nuestros clientes”, añaden.

Ideas con las que salen al mercado

¿Y cuáles son las apuestas con las que InMotionFood saltan a la palestra? Los fundadores concretan que lanzaron cuatro restaurantes propios desarrollados con procesos #Made4Delivery: “Lo hicimos con materia prima de primera calidad, a un precio asequible, dado que se puede comer por 10 a 15 euros”.

El impacto del coronavirus en el servicio

Pero casi ninguna empresa, por nueva y disruptiva que sea, puede ser ajena a los servicios del coronavirus. ¿Cómo lo afrontan? “Como servicio esencial, los restaurantes tienen permitido ofrecer servicio de delivery, pero, al no poder ofrecer su servicio de mesas, a muchos no les salen las cuentas y han tenido que cerrar temporalmente”, dicen.

Esto, a su vez ha afectado a los proveedores, que se han visto obligados a reducir rutas de reparto obligando a que hagan ajustes para adaptarnos a la nueva realidad en las cadenas de aprovisionamiento.

Por otra parte, aunque las plataformas han incorporado estrictas normas de sanidad e higiene a sus repartidores, obligándolos a hacer uso de mascarillas y guantes, aseguran se ha notado una reducción en el número de repartidores trabajando. “Esto hace que ofrecer el servicio se complique durante los picos de demanda”, señalan. Para afrontarlo se comunican sus clientes, actualizándolos por teléfono sobre el estado de su pedido.

En este articulo: Emprender Emprendimiento

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando