¿Qué son las Open Calls de la Unión Europea y cómo pueden ayudarte a financiar tu startup?

Aunque estas convocatorias requieren de ciertos formalismos y trámites para su obtención, suponen una fuente de financiación muy interesante para algunos proyectos, ya que no suponen equity y pueden ofrecerse a fondo perdido.

Sede de la Comisión Europea en Bruselas (Bélgica). 

Sede de la Comisión Europea en Bruselas (Bélgica).  // Europa Press

Emprendedores

financiación

Alberto Payo

Alberto Payo

Cuando los emprendedores buscan fondos para respaldar sus proyectos una buena alternativa pueden ser las ayudas o subvenciones. Las hay autonómicas y regionales, estatales y, por supuesto, también comunitarias. Desde 2014 la Comisión Europea ha ‘invertido’ 346 millones de euros en proyectos emergentes españoles mediante este vehículo de financiación.

Estas convocatorias de la Unión Europa se conocen como Open Calls. Las ‘Calls’ suelen estar dirigidas a pymes, startups y proyectos de investigación con un componente innovador o tecnológico. Pero, ¿cómo conseguir ser beneficiario de las mismas? ¿Qué hace falta para que te otorguen una ayuda de este tipo?

La importancia de la solicitud

En ocasiones la concesión no tiene tanto que ver con que una startup sea disruptiva o innovadora, sino con cómo haya presentado la solicitud. “La forma de presentación puede suponer prácticamente todo. Realizar un dossier serio, en el que se analice el impacto de la subvención y se explique cómo se generará innovación en base al desarrollo financiado es crucial”, asegura Jero Forteza, Head of Marketing de la incubadora Demium Startups.

Rafael Conde, docente de la Universidad Camilo José Cela que ha participado en propuestas de productos de innovación salidos de la universidad, opina en la misma línea y afirma que “la presentación “lo es todo. Un defecto de forma te deja fuera. Si no va en el lenguaje habitual en esos ámbitos no entras”.

Desde la startup Smartick, que ha obtenido 1,3 millones de euros de la Comisión Europea para desarrollar su programa Smartick Brain, recomiendan que los documentos deben estar “bien redactados, ser lo suficientemente descriptivos y muy rigurosos con la información presentada y las fuentes de información”. Además, sugieren ser “escrupulosos con los detalles del formato de la presentación”.

Como consejo para logar los fondos Forteza sugiere hacer un análisis previo de las bases de la subvención a aplicar y hacer un análisis de la salud de la sociedad, teniendo las cuentas en buen estado e incluso realizando una mini DUE.

Las consultoras, tus grandes amigas

Para que todas estas condiciones se cuiden a la hora de conseguir en financiación en Fase I lo más recomendable es contratar una consultora. “La Comisión Europea es muy estricta con sus procedimientos y metodologías de evaluación, con los que una startup como Smartick no está familiarizada. Las consultoras cuentan con mucha experiencia en este campo y pueden aportar un valor diferencial”, defienden desde la empresa.

Conde defiende que “sin el formato que le da una consultora no hay ninguna posibilidad. Aunque el proyecto sea el mismo, si no lo redacta alguien que conoce el programa y los gustos de los evaluadores, no lo vas a conseguir”. El docente apunta también que “si no justificas adecuadamente en qué te has gastado el dinero lo tienes que devolver. Aunque no hayas hecho ninguna trampa. Eso se tiene que quedar en manos de una consultora si no quieres correr riesgos”.

El responsable de Marketing de Demium expone dos motivos por los que es conveniente recurrir a una consultora. El primero de ellos está relacionado con el expertise, se resume en que “tienen un conocimiento mayor, una especialización difícil de alcanzar por un equipo emprendedor. Saben cómo se debe presentar la información, que tiempos se suelen dar, quien son los involucrados en la toma de decisión, etc”.

El segundo motivo tiene que ver con el nivel de confianza de las Administraciones Públicas en estas figuras. “Dado que tienen una relación que se prolonga en el tiempo, las AAPP suelen confiar más en los dosieres presentados por estas consultoras. Las conocen, saben cómo trabajan, y en base a su porcentaje de subvenciones aprobadas, tienden a confiar más o menos en ellas”, explica Forteza.

Ventajas de las Open Calls como fórmula de financiación

Aunque requieran de ciertos trámites, plazos y formalismos estrictos que no siempre son fáciles de cumplir, las Open Calls son una fuente más de financiación con algunos beneficios claros.

La principal ventaja frente a otras fórmulas para conseguir fondos es que los emprendedores no necesitan ceder participaciones de su startup. “El hecho de que la compañía se pueda beneficiar de una financiación en base a deuda o a fondo perdido hace que no exista dilución y, por lo tanto, el porcentaje de la compañía que ostenta el emprendedor, así como sus inversores, se mantiene intacto”, destaca el Head of Marketing de Demium. Asimismo, Jero insiste en que en relación a otros tipos de financiación tanto la cantidad como sus condiciones “son difíciles de encontrar en el mercado”.

Para Conde la gran ventaja es “simplemente que están ahí con relativa estabilidad. Con las ayudas a I+D o innovación en España tienes el problema de que, además de ser insuficientes, son impredecibles (cada gobierno las cambia e incluso un mismo gobierno las modifica habitualmente). Por ejemplo, después de las elecciones de 2015, el gobierno de Rajoy (que se había reunido en campaña con startups para hacerse fotos) redujo de golpe un 90% las ayudas para este tipo de emprendimiento”, subraya.

En este articulo: Emprender Emprendimiento

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando