De tener un blog 'paleo' a vender comida saludable y denunciar los engaños de la industria alimentaria

Natural Athlete es una marca de productos de alimentación naturales que nació en 2017 de la mano de un emprendedor español y otro sueco, autor de un blog sobre alimentación y estilo de vida

Octavio Laguía (izquierda) y Niklas Gustafson son los fundadores de la marca de productos saludables Natural Athlete.

Octavio Laguía (izquierda) y Niklas Gustafson son los fundadores de la marca de productos saludables Natural Athlete. // Foto cedida (Natural Athlete)

Emprendedores

ENTREVISTA A NIKLAS GUSTAFSON Y OCTAVIO LAGUÍA (NATURAL ATHLETE)

agustina-barbaresi-bn

Agustina Barbaresi

Corría el año 2016 cuando Niklas Gustafson, emprendedor sueco afincado en España, lanzó un blog sobre estilo de vida y dieta paleo: una alimentación que aboga por reducir la ingesta de carbohidratos y procesados y emular la forma de comer de los cazadores-recolectores del paleolítico. Gustafson acababa de conseguir el título de Experto en Nutrición por la Universidad de Cádiz y, junto a su socio español Octavio Laguía, estaba al frente de la marca de suplementación deportiva Cross Nutrition.

Sin embargo, ni Gustafson ni Laguía eran consumidores de suplementación. Lo que sí eran es “muy afines al mundo saludable, habíamos adoptado tiempo atrás un estilo de vida 100% natural y baja en azúcar”. Un estilo de vida que no les resultaba sencillo mantener por la ausencia de productos específicos: “Al principio pensamos en convertir la marca que teníamos en un proveedor de suplementación deportiva natural, pero en el proceso nos preguntamos: ¿y por qué no fabricar lo que nosotros queremos consumir y no encontramos? Es decir, productos verdaderamente saludables y que estén ricos. Vimos una oportunidad de negocio y nos lanzamos”, explica Laguía. Una tienda online (con réplica física en la madrileña plaza de Manuel Becerra), un libro y un canal de Youtube después, los productos de Natural Athlete se venden en España, Italia, Alemania, Reino Unido y Francia.

La ‘infoxicación’ de lo saludable

Dieta paleo, ayurveda, keto, productos orgánicos, ayuno intermitente… Cada vez hay más opciones de dieta y una cierta infoxicación sobre lo que es y no saludable. ¿Cómo puede la gente saber qué es lo mejor para ellos?

Octavio Laguía reconoce que “es muy difícil para el consumidor saber qué tipo de dieta se adapta mejor a él. La industria alimentaria es un gran negocio y todo lo que tiene que ver con la alimentación y las dietas mueve mucho dinero”.

Niklas Gustafson añade que es ante todo una elección individual y que “es importante adaptar la dieta al estilo de vida, porque alguien que corre 10k al día necesita una alimentación muy distinta a alguien que no hace deporte”. Sin embargo, recalca que “en general nadie diría que volver a una dieta más natural, evitando colorantes o aditivos por ejemplo, puede ser malo para el cuerpo”.

Comer mal y llevar un estilo de vida no adecuado tiene un impacto directo en la salud y está vinculado a una serie de enfermedades. Así, Laguía recalca que “desde 2016, hay a nivel mundial más casos de muertes relacionados con la obesidad que con la malnutrición”. A lo que Gustafson añade que “en las últimas 3 o 4 décadas ha aumentado exponencialmente la presencia de enfermedades como la diabetes tipo 2, el alzheimer o el cáncer en países de Europa, Latinoamérica y en EEUU”.

Guerra al azúcar

El enemigo número 1, para los fundadores de Natural Athlete, es el azúcar. “El azúcar no es bueno y por suerte ya está reconocido. Nosotros añadimos dos pilares más a la dieta: que sea, en general, baja en carbohidratos (cosa que va totalmente en contra de la industria, ya que supone aproximadamente el 75% de la misma) y algo más alta en grasas”, explica Laguía. 

Ambos se muestran a favor de utilizar los impuestos a productos como las bebidas azucaradas para ponerle coto, “igual que sucede con el tabaco o el alcohol. Lo que pasa es que la industria es muy fuerte, tiene mucho dinero y poder. Creemos que se conseguirá, como pasó con el tabaco, aunque cueste tiempo. Esto ya ha sucedido en otros países”, señala Gustafson. Laguía añade que “también juega un papel clave la educación: si somos conscientes de esto, se lo transmitiremos a nuestros hijos”.

Así, los productos de la marca son, ante todo, bajos en azúcares y sin aditivos. Pero no necesariamente orgánicos o de proximidad: “Nos encantaría fabricar de forma 100% local, pero al final no siempre se puede. Trabajamos con fábricas de toda Europa: Hungría, Polonia, Irlanda, República Checa… Tampoco nos obsesionamos con que sean orgánicos o ecológicos, aunque lo preferimos; pero sí que es fundamental que sean 100% naturales y saludables. Un buen ejemplo es el cacao soluble: tanto el tradicional como el orgánico tienen un 60% de azúcar. En nuestro caso, fabricamos un cacao soluble en el que hay un aporte de solo el 20% y solo de azúcar de coco, que es el más saludable”, explica Laguía.

Son conscientes de que comer bien conlleva en términos generales un mayor desembolso económico. Sin embargo, para Gustafson "a largo plazo es más barato comer sano, al evitarte enfermedades. Es una inversión que a corto plazo quizá sea más cara, pero a largo se nota. Además, hoy en día lo barato son los carbohidratos: el arroz, la patata, el trigo, el maíz o el azúcar. Pero está científicamente demostrado que azúcares y almidones dan más hambre. Reduciendo su consumo y aumentando otros grupos de alimentos mejora la sensación de saciedad. De esa forma, comes menos e, incluso, a veces comes menos veces al día".

Planes de futuro

¿Por qué Natural Athlete eligió España para comenzar su trayectoria? No hay solo un motivo. Por un lado, el interés por llevar una dieta más saludable es una realidad en España, pero es algo relativamente novedoso en comparación, por ejemplo, con los países del norte de Europa. Así, la industria española de la alimentación saludable “está en pleno crecimiento y aún hay mucho por hacer. Lanzar productos en España nos permite innovar y llegar a un público que se está subiendo a una ola, para luego trasladar esos productos a mercados más maduros donde es más difícil competir.”, explica Octavio.

Niklas coincide y señala, además, uno de los elementos que siempre se han puesto en valor: la dieta mediterránea. “España es un país maravilloso en cuanto a productos de calidad. Por eso me encanta vivir aquí: carne, pescado, frutas, verduras, frutos secos… Hay pocos países donde haya tanta variedad. Para nosotros es una gran ventaja estar aquí”, afirma.

Precisamente, Gustafson y Laguía trabajan ahora en la variedad: preparan el lanzamiento de más de 30 referencias en 2020, algo que les permitirá “duplicar el número de productos de la tienda”. Y, para el futuro, el ataque a nuevos mercados: “Dentro de poco vamos a estar en los países nórdicos y más adelante, en un año o año y medio en EEUU. También estamos explorando China y algún país árabe”, concluye Niklas Gustafson.

En este articulo: Empresas Emprender Emprendimiento

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando