elPeriódico economía

Jueves, 27 de junio del 2019

Economyz

Por qué es mejor emprender solo que con otros co-fundadores

Pese a que se haga mucho hincapié en formar un buen equipo de socios, en el ecosistema de las startups a veces se cumple ese dicho de 'mejor solo que mal acompañado'.

Por qué es mejor emprender solo que con otros co-fundadores

Markus Spiske (Pixabay)

Emprendedores

NUEVOS NEGOCIOS

Alberto Payo

Alberto Payo

Los inversores suelen repetir como un mantra que una de las cosas que más valoran a la hora de apostar económicamente por una startup es su equipo. A los que tienen el dinero en su poder no les seduce la idea de invertir en un proyecto con un único emprendedor. Sin embargo, un estudio demuestra que las startups que han sido creadas por una sola persona sobreviven más tiempo y son más exitosas.

El estudio en cuestión fue realizado por los profesores Jason Greenberg, de la Escuela de Negocios Leonard N. Stern de la Universidad de Nueva York, y Ethan Mollick, de la Wharton School de la Universidad de Pensilvania. El trabajo se basó en el envío de encuestas a más de 65.000 negocios lanzados en la plataforma de crowdfunding Kickstarter en un período de siete años. Más de 10.000 empresas lo completaron.  De estas se quedaron solo con 3.526 proyectos, que cuadraban con un tipo de empresas que buscaban una cantidad significativa de fondos y que se habían lanzado con un solo cofundador o con dos o más socios.

El trabajo evidencia que las startups creadas por varios emprendedores suelen recaudar más dinero en su origen que las impulsadas por un solo ‘founder’. Podría pensarse que esto les hace marcarse un tanto a las primeras o darles una ventaja respecto a las segundas. Sin embargo, no es exactamente así. Aunque arrancan con menos fondos, las startups de un único fundador cuentan con un mayor ratio de supervivencia que aquellas con dos o más. Además, las empresas emergentes con emprendedores solitarios que participaron en el estudio habían obtenido mayores ingresos.

Podría haber una buena explicación para esto: dos o tres gastan más que uno. A las startups originadas de manera individualista, generalmente, les dura más el dinero que han obtenido. No solo tienen que pagar menos sueldos en categoría de ‘socio’, sino que también hay un ahorro en espacio de oficina, gasto telefónico, viajes, etc.

Evitando las guerras entre socios

Emprender en solitario tampoco parece tan mala idea cuando se acude a los principales motivos por los que fracasan la startups. Una encuesta realizada por CB Insights entre más de un centenar de empresas emergentes que ‘han pinchado’ revela que por detrás de no cubrir una necesidad de mercado y quedarse sin liquidez, la tercera causa del fracaso es escoger mal al equipo de cofundadores. No es ningún secreto que la mala relación y los conflictos entre los socios han dinamitado muchísimas startups.

La gente emprende con socios por miedo. Creen que su(s) socio(s) le(s) complementan, y en algunos casos será cierto… durante los primeros 1-3 años, pero después tienes que compartir los beneficios con otra persona durante el resto de la vida”, explica Luis Monge Malo, fundador de Clever Consulting y defensor del emprendimiento individualista. Monge ha abogado por esta opción tras poner en marcha negocios con un amigo, su mujer y hasta un socio con el que no tenía relación personal. “Da igual la fórmula, emprender solo siempre es mejor. Además, presto servicios a startups y he visto guerras entre socios de lo más aterradoras”, cuenta. 

Andrés de España, es CEO y socio fundador de 3dids, consultora valenciana de transformación digital que hace más de una década puso en marcha con otros dos socios, a los que finalmente acabó comprando su parte. Reconoce que el principio, cuando uno va a emprender, lo que tiene “básicamente son miedos y en eso incluyes dentro de tu equipo como socios a gente que te va a cubrir determinados trabajos”. Sin embargo, asegura que con el tiempo se comprende que es muy necesario que todos los socios compartan la misma visión y tengan unos valores comunes. “Cuando una empresa empieza a ir bien o muy bien los valores aparecen”, insiste.

El estudio pone de manifiesto, efectivamente, que iniciar una empresa con varios fundadores puede aportar una ventaja en términos de disponer de una experiencia más amplia y cubrir más áreas. Sin embargo, se abre a otras posibilidades. Tampoco es excluyente que el socio único y CEO cuente con los CTO, CMO, COO, etc no como socios, sino como personal contratado para cubrir esas habilidades o tareas que él no domina. “Las empresas tienen empleados, proveedores y socios. Parece de sentido común, pero hoy existen negocios en los que ninguno de esos tres elementos es necesario. A menudo, los mejores negocios”, subraya Monge.

De España tiene un punto de vista similar. Opina que al ser socio único tienes una mayor capacidad para elegir más fácilmente a quién quieres contratar y ver si esas personas se alinean con los valores. “Así consigues el mejor equipo que va a trabajar contigo y desarrollas mejor los departamentos de la compañía. Sencillamente, porque al no exitir otro socio en quien apoyarse “los necesitas”, aclara.

Decisiones más ágiles

De España está convencido de que hoy en día “el mejor socio que puedes tener es un banco. Ahora los tipos de interés son muy bajos y un banco no viene a contradecirte en una decisión”. Y esa, precisamente, sería otra de las ventajas que aporta emprender individualmente, según el estudio que nos ocupa. Para un solo fundador es mucho más sencillo y rápido reflexionar y tomar una decisión que lo que puede ser para dos.

Dos ‘cofounders’ pueden discrepar, tener perspectivas casi opuestas y enzarzarse en discusiones que ralentizarán o incluso paralizarán seguir un curso de acción. Con tres, la toma de decisiones incluso puede postergarse más. “Un solo socio equivale a una sola decisión. Tienes velocidad y unificación de valores”, defiende el fundador de 3dids.

En cuanto a esa preferencia generalizada de los inversores por las startups puestas en marcha por dos o tres emprendedores, de España tiene su teoría particular: “Cuando tienes una persona con la que negociar es más difícil que cuando negocias con tres. ¿Por qué? Porque esos tres se pueden dividir. Tienen pensamientos diferentes”, comenta. El experto en transformación digital cree que “un fondo prefiere tener a tres personas para estar jugando y ver cómo avanza, comprobar cuáles son los perfiles más adecuados para la estructura. Pero con un solo fundador al final es… o mandas tú o mando yo. Si el VC tiene el 40% de la compañía el CEO sigue manteniendo el 60”.

Para concluir, la principal pega que se podría poner al trabajo es que está basado únicamente en los casos particulares de empresas financiadas por Kickstarter. Los investigadores, conscientes de ello, han querido ver si las conclusiones también serían válidas para otras startups fuera de la plataforma de financiación colectiva, por ello han incorporado también información procedente de la base de datos Crunchbase y un estudio de dinámicas emprendedoras de la Universidad de Michigan. Según señala Greenberg a The Wall Street Journal, de momento sus hallazgos preliminares respecto a estos nuevos datos coinciden con los de su estudio de Kickstarter: emprender solo da mejores resultados que hacerlo con otros.  Mejor ser uno para todos que todos para uno.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando