¿Cómo escoger el mejor nombre para mi negocio?

Es recomendable apostar por términos cortos y con sentido internacional, incluso aunque la empresa tenga vocación local. También debe ser fácil de pronunciar en cualquier idioma

Un buen nombre puede potenciar a tu startup más adelante.

Un buen nombre puede potenciar a tu startup más adelante. // Adeolu Eletu (Unsplash)

Emprendedores

Gestión empresarial

ana-garcia-bn

Ana García Moreno

Cabify, Fintonic, Glovo… son algunas de las startups de mayor éxito en nuestro país. Pero además de su fama también tienen en común el estilo de nombre que han escogido para sus marcas: un término corto y con afán internacional. Ambos factores son claves a la hora de escoger un buen nombre para un nuevo negocio.

Y es que aceptar en este aspecto “te puede potenciar más adelante”, explica Iñaki Sasiambarrena, director de Accelerate, la unidad de emprendimiento de la Escuela de Negocios The Valley. En este sentido, Sasiambarrena aconseja escoger un nombre “fácil de identificar, corto, que suene bien y que te permita posicionarte en los buscadores”. También es recomendable fijarse en modelos de éxito o incluso incorporar algún matiz que ya haya usado alguna de estas empresa como la terminación –fy, de Cabify.

Perspectiva internacional

En un mundo global como el actual, casi cualquier empresa nace con una perspectiva internacional, especialmente en el ecosistema startup. Es por eso que, a día de hoy, es clave “escoger un término pensado más a nivel mundial que local”, explica Sasiambarrena. Por eso, decantarse por el mismo nombre del fundador para el negocio no es lo más recomendado.

Asimismo, Sasiambarrena, aconseja “que sea fácil de pronunciar en cualquier idioma”. Por eso se decantó precisamente Cucunver, una startup que ha ideado un software de gestión para entidades sin ánimo de lucro. “Desde los comienzos, siempre hemos pensado en la internacionalización. Elegimos Cucunver para nuestra startup porque es un nombre sonoro, potente, no tradicional y que se adapta perfectamente tanto al español como al inglés”, cuenta el consejero delegado de la empresa, Óscar Ortigueira.

A la hora de decantarse por este tipo de opción, más internacional que local, Sasiambarrena recomienda informarse también sobre si el término escogido tiene un significado diferente en otra lengua.

Y si la internacionalización es una de las patas de cualquier startup, la innovación es la otra. Por eso, “para nosotros era importante escoger un nombre que no sonase a tradicional y que reflejase nuestra innovación como marca”, asegura Ortigueira.

Del mismo modo, es aconsejable que el término sea corto y, en el caso de que sea algo más largo, que al menos, “haga un guiño al sector, es decir, que aporte más información sobre la compañía”, explica el director de Accelerate. Éste es el caso de empresas como Tripadvisor –del inglés, consejero de viajes- o We Transfer –nosotros transferimos-.

Factor secundario

Pese a su importancia, su elección sigue siendo, en muchas ocasiones, un tema secundario para los fundadores, preocupados por aspectos más relacionados con la gestión del negocio. “Primero vas buscando financiación, tecnología, modelo de negocio, cubrir una necesidad, y cuando ya lo tienes enfocado, buscas el nombre, por tanto es una cosa secundaria”, cuenta Sasiambarrena.

Y es que al iniciar un nuevo proyecto difícilmente se cuenta con los recursos necesarios para elaborar, por ejemplo, un estudio de marca. “Vas más por intuición o creatividad, o pides a un amigo que te ayude a buscar un nombre creativo”, recuerda Sasiambarrena.

Precisamente, Cucunver nació de una comida entre el consejero delegado y dos amigas, donde comenzaron un brainstorming para buscar un nombre para el proyecto. Después de barajarse varios nombres tanto en gallego, vasco, español e inglés, finalmente se decidieron por cucumber –pepino en inglés- que luego adaptarían a Cucunver, un nombre que despierta la curiosidad de quienes se acercan a esta startup. 

En este articulo: Emprender Emprendimiento

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando