¿Por qué los jóvenes no encuentran trabajo a tiempo completo?

En la EPA se conoce el número de horas extra que hace un trabajador o la razón de por la que hay casi tres millones de ocupados a tiempo parcial

Un grupo de jóvenes.

Un grupo de jóvenes. // 123RF

Empleo

MERCADO LABORAL

Marta Gracia

Marta Gracia

Los datos de la Encuesta de la Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2019. Uno de los datos que revela este informe es que el número de ocupados a tiempo parcial roza los tres millones después de aumentar en el último trimestre del año en 50.100. De los trabajadores a tiempo parcial, la mitad (1,5 millones) está en está jornada por no haber encontrado a tiempo completo.

Un dato que llama la atención y más todavía si se tiene en cuenta que los más afectados por ello son los jóvenes de entre 25 y 29 años, ya que 221.000 personas de ese rango de edad están en esa situación. ¿Cuál es la principal razón?

Pilar Llácer, profesora de EAE Business School y autora del libro ‘Te van a despedir y lo sabes’, explica que en este punto hay que diferenciar entre jóvenes cualificados y no cualificados. En el segundo caso, una de las causas de no encontrar jornada a tiempo completo se debe al incremento del salario mínimo interprofesional. “Porque muchas empresas si no han aumentado su volumen de negocio lo que han hecho ha sido prescindir de gente y en otros casos reducir las horas de la jornada”, apunta la profesora.

Una afirmación con la que coincide Javier Blasco, director del Adecco Group Institute. Blasco asegura que la variable de tiempo es una característica del mercado laboral del país. “Los jóvenes no tienen la culpa, pero cuando se ralentiza la economía son los primeros que sufren los ajustes laborales”, señala. Así, explica el salario mínimo interprofesional ha repercutido también en los jóvenes porque si la empresa no ha aumentado su productividad ajustará su producción con jornadas parciales o despidos.

La robotización también influye

Llácer asegura que también influye los procesos de automatización y robotización que se están produciendo en muchas empresas. También afecta a los jóvenes no cualificados. “Si una empresa robotiza un proceso de la producción sucede que para ese puesto ya no necesita a 5 personas sino a tres y seguramente no a jornada completa”, ejemplifica la profesora de EAE Business School.

“La robotización va a ir a más. Nuestro comportamiento como usuario ha cambiado, por lo  que el trabajo automatizado va a seguir creciendo”, asegura Pilar Llácer. Asegura que está cambiando mucho la flexibilización y la forma de trabajar. “Ya no hay ocho horas ni cuatro, trabajo por objetivos y no el número de horas”, señala.

Muchas empresas si no han aumentado su volumen de negocio lo que han hecho ha sido prescindir de gente y en otros casos reducir las horas de la jornada

Por su parte, Blasco explica que el ajuste de la jornada laboral se puede deber a la ralentización de la economía, “las empresas puede que estén ajustando la jornada a lo que realmente necesitan”, puntualiza. Y esto afectaría tanto a trabajadores jóvenes cualificados como no cualificados. 

Pilar Llácer va más allá y señala que a los jóvenes de entre 25 y 29 años pueden preferir tener jornada parcial porque ocupan parte de su tiempo en trabajos como voluntariado o incluso el emprendimiento

Contratar a jóvenes y hacer el emprendimiento más atractivo

Pilar Llácer lamenta que el tema del emprendimiento también registró descenso en la última EPA. “El emprendimiento es la empleabilidad sostenible. Tienes algo maravilloso es que te gusta y te apasiona lo que estás haciendo”, explica. Pero para que se incremente el número de emprendedores hace falta educación familiar y formativa. No obstante, la profesora asegura que en el ámbito familiar es difícil: “Porque la mentalidad de los padres es ser funcionario y tener un trabajo para toda la vida”.

Asimismo, explica que hay pocos referentes y añade que en muchos casos la familia ha visto a autónomos que ha tenido que trabajar duro “es un referente poco positivo”.  Sin embargo, asegura que desde las escuelas negocio y de las universidades van fomentando el emprendimiento. “No es bueno ni malo, es algo que nos tendremos que adaptar a ello”, comenta. 

Por otro lado, Javier Blasco, director de Adecco Group Institute, explica que lo más importante para que los jóvenes puedan ser contratados es hacer más atractivo el sistema de formación “sobre todo el que tiene más salida y más práctica”. En este caso, pone de ejemplo a FP dual, de la que afirma que aún hay que darle un empujón importante en España, aunque en el País Vasco está muy bien implementada. 

También asegura que hay que mejorar la oferta formativa. Blasco considera que en este caso la administración tendría que preguntar más a las empresas que conocen el mercado. “El mercado demanda versatilidad y la universidad se tiene que adaptar a ello porque es un sistema alejado del mercado de trabajo”, apunta.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando