elPeriódico economía

Lunes, 09 de diciembre del 2019

Economyz

5 consejos a tener en cuenta si piensas dimitir de tu trabajo

Los millennials cambian de trabajo cada 5 años de media, saber cómo dejar el trabajo es fundamental

Cuando se decide dejar el trabajo es recomendable realizar una carta de renuncia

Cuando se decide dejar el trabajo es recomendable realizar una carta de renuncia // Unsplash

Empleo

CAMBIAR DE TRABAJO SIN PROBLEMAS

Marta Gracia

Marta Gracia

Muchas veces el trabajo en que se está no te llena del todo o simplemente has encontrado algo mejor y hay que dejar el empleo actual. Para ello, hay que seguir unos pasos y sobre todo, los expertos recomiendan es no cerrarse las puertas de ninguna empresa, por lo que se debe renunciar de forma profesional y respetuosa. Salir de buena manera de un trabajo te hace ganar un respeto profesional en tu sector.

“Renunciar a tu puesto de empleo es un situación habitualmente incómoda, pero conseguir una salida respetuosa y mantener relaciones positivas con antiguos compañeros de trabajo puede resultar realmente positivo. A medida que avanzas en tu carrera profesional, las referencias y conexiones con tus anteriores empresas te serán muy útiles.” Marco Laveda Managing Director España y Portugal en Robert Walters. La decisión de dejar un trabajo (tengas o no otro) es difícil, así como comunicárselo a los jefes o responsables. Estos cinco consejos pueden ayudarte en el camino de la dimisión.

1. Tiempo necesario y procedimiento marcado

La consultora Robert Walters recomienda comunicar la decisión de dejar el trabajo con plazo suficiente. Las compañías suelen apuntar en el contrato que se debe avisar con 15 días o un mes. Un tiempo más que suficiente para que puedan encontrar un sustituto y no se vea mermado el trabajo. “Consulta el contrato y/o el manual del empleado con el fin de seguir de manera adecuada su procedimiento ante dimisiones; períodos de notificación y resto de condiciones contractuales”, aconsejan desde Robert Walters.

Desde Universia se preguntan, ¿qué hacer si tu jefe te pide que te quedes una semana más? “Siempre y cuando tu vida personal y profesional te lo permitan, es muy bueno que cumplas con sus deseos, ya que te dejará las puertas abiertas de la empresa para un futuro”, apuntan.

2. Cómo se comunica y a quién

Un trabajador, dependiendo de la empresa, deberá avisar de su intención de dejar su puesto a su jefe y al gabinete de Recursos Humanos. Los expertos de Universia recomiendan ir a la puerta del despacho de tu superior y preguntar si tiene un momento para hablar. Aconsejan comentárselo primero al jefe y luego si hay buena relación al representante de los trabajadores. “Una vez ambos estén al corriente de la situación, podrás hablarlo con el resto de compañeros”, puntualizan.

En el Estatuto de Trabajadores no especifica que la renuncia deba ser por escrito o con una reunión es suficiente, pero es recomendable hacerlo por escrito. La consultora Robert Walters señala que se debe organizar una reunión con tu responsable para comunicar tu marcha de manera personal y, acto seguido, presentar tu carta formal de dimisión. “Abandonar tu trabajo por correo electrónico puede resultar poco profesional y demostrar una falta de sensibilidad hacia la organización”, aseguran.

3. ¿Se puede trabajar para la competencia?

Los expertos de Universia recomiendan revisar tu contrato, ya que quizás tengas alguna cláusula que te prohíba trabajar en la competencia. “Si este es tu caso, o estás dudoso al respecto, contrata una asesoría legal que te libre de futuros problemas”, apuntan desde Universia. Y recomiendan que antes de avisar a tu jefe, guarda todos aquellos datos o documentos que desees, ya que, normalmente, la dirección bloqueará todos tus accesos en cuando se entere de tu marcha a fin de evitar filtraciones.

Desde Robert Walters señalan que en el caso de incorporarte en una empresa competidora, asegúrate igualmente de no romper tu contrato antes de aceptar la posición. Finalmente hay que recordar que aunque trabajes para la competencia, debes ser un buen profesional, respetando siempre la confidencialidad de cada organización.

4. No hablar mal de la compañía que vas a dejar

Cuando se deja una compañía hay que evitar quejarse con tus compañeros sobre tu insatisfacción laboral, no hables negativamente sobre tu puesto actual y/o tu responsable durante las entrevistas de trabajo, no denigres nunca tu trabajo actual o anterior en las redes sociales… Mantén una actitud constructiva y positiva. Los expertos de Robert Walters apuntan que cuando te pregunten sobre tu salida, una respuesta idónea sería: “por una oportunidad profesional mejor". Y se muestran rotundos: “No criticar abiertamiente el trabajo que se deja.

Recomienda que un jefe o compañero te proporcionen referencias positivas sobre ti antes de que dejes tu cargo. Solicitar recomendaciones de manera personal y mientras todavía estás presente físicamente en la empresa, aumenta las posibilidades de que respondan favorablemente a este tipo de solicitud en un futuro. “Entre los trabajadores más jóvenes es común cambiar de trabajo cada cinco años ya que consideran que este factor mantiene viva su experiencia y aprendizaje. Saber manejar de manera adecuada una transición laboral será por tanto una valiosa habilidad y una buena manera de conservar una excelente reputación a lo largo de su carrera profesional.” Marco Laveda Managing Director España y Portugal en Robert Walters.

5. Indemnización, finiquito y paro

La dimisión del trabajador no da derecho a la prestación por desempleo que hubiese generado y no tiene derecho a indemnización. No obstante, el trabajador sí que tiene derecho a finiquito tras una baja voluntaria. En el finiquito el empresario adeuda las cantidades pendientes de abono tales como; vacaciones, pagas extraordinarias, dietas… Pero si la empresa no adeuda nada de vacaciones generadas y no disfrutadas, y las pagas estuvieran prorrateadas puede que el finiquito sea cero.

En ocasiones, el trabajador intenta convencer a la empresa para que realice un despido disciplinario. No obstante, esto es un fraude a la Seguridad Social que puede perjudicar tanto al empresario, con la correspondiente sanción, como al trabajador, que puede perder las prestaciones generadas.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando