elPeriódico economía

Sábado, 21 de septiembre del 2019

Economyz

¿Quieres irte a trabajar en el extranjero? Esto es lo que debes saber

Bien sea por motivos profesionales o por cuestiones personales. Para buscar trabajo, relanzar una carrera profesional o por estudios... Cada vez más españoles establecen su residencia en el extranjero. Si quieres trabajar fuera, apunta estos diez consejos

Cada vez más personas optan por establecer su residencia en el extranjero.

Cada vez más personas optan por establecer su residencia en el extranjero. // Unsplash

Empleo

EMPLEO

nora-benito-bn

Nora Benito

Para encontrar un trabajo, relanzar una carrera profesional o por estudios… A día de hoy siguen siendo muchas las personas que optan por marcharse de España y trabajar en el extranjero. Bien sea por motivos laborales o por otras cuestiones, los datos así lo avalan: la población española residente en el extranjero se incrementó en un 2,5% durante el año pasado, según datos de la Estadística del Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE) del INE.

En concreto, el número de personas españolas que residen en el extranjero eran 2.545.729 en enero de este año. Según continentes, el 61% tiene su residencia en América, el 35,4% Europa y el 3,6% en el resto del mundo. Por países, Reino Unido, Estados Unidos y Francia son los que cuentan con mayor aumento de población de nacionalidad española, tal y como indica el INE.

Empezar una carrera internacional implica un cambio vital. “A veces es necesario realizar un movimiento lateral en tu carrera o incluso dar un paso atrás para demostrar tu valor en un nuevo mercado. Además de los beneficios profesionales que implica, trabajar en el extranjero te ofrecerá la oportunidad de vivir una verdadera experiencia”, afirma Marco Laveda, managing director de Walters People en España.

TRABAJAR EN EL EXTRANJERO: DIEZ CONSEJOS

Si estás pensando en cambiar de país para darte un respiro o relanzar tu carrera profesionalWalters People ofrece 10 consejos clave para comenzar una carrera internacional:

  1. ¿Cuál es el motivo por el que quieres trabajar fuera? Tenerlo claro es la primera premisa. Según las razones -si estas tienen que ver más con objetivos personales que profesionales- la búsqueda y criterios tendrán que girar en torno a una u otra dirección.
  2. Tener la mente abierta. Walters People recomienda no limitarse a los países más habituales si el objetivo es vivir una experiencia internacional que te permita crecer profesionalmente. Trabajar en un mercado emergente puede resultar una opción atractiva, pues existe la posibilidad de formar parte de una estructura más limitada o equipos nuevos, con proyectos desde cero y la oportunidad de desarrollar iniciativas.
  3. Ten en cuenta las limitaciones geográficas. Dependiendo del lugar de residencia y nacionalidad, las zonas geográficas y países en los que desarrollar tu carrera internacional pueden estar limitados por los trámites, plazos y requisitos en materia de documentación, como permisos de residencia y trabajo. Por este motivo, antes de elegir país, hay que plantearse estas cuestiones. Cuando sepas cuáles son tus limitaciones, podrás comenzar a seleccionar y planificar tu salto internacional de forma realista.
  4. Si quieres desarrollar una carrera internacional dentro de tu compañía actual, consulta con tu empresa si existen posibilidades de movilidad internacional según tus inquietudes profesionales.
  5. ¿Surgen nuevas oportunidades de empleo frecuentemente? ¿Cuál es el coste de vida del país? ¿Cómo es su mercado de trabajo? ¿Cuántas horas y días a la semana tendrías que trabajar? ¿Cuál es su cultura empresarial? Investigar en profundidad las condiciones del país en el que vas a viajar es imprescindible antes de tomar la decisión de emigrar allí.  
  6. Apuesta por trabajos en el extranjero que tengan competencias transferibles, es decir, aquellos que no tengan el riesgo de quedarse obsoletas o que estén limitadas a las necesidades empresariales de ese país. Por ejemplo, optar por posiciones digitales o de carácter técnico te permitirán adquirir ese tipo de competencias adaptables a otros puestos profesionales.
  7. Cambiar de lugar de residencia y de empleo implica un cambio vital. Por ello, ante este desafío, céntrate en las recompensas: nuevos conocimientos y habilidades, y una experiencia laboral excepcional.
  8. Tener un conocido en el lugar al que vayas a viajar puede ayudarte en gran medida en tu integración personal y cultural.
  9. Emigrar implica grandes cambios, por lo que asegúrate de que tu círculo familiar más cercano está de acuerdo con tus nuevos planes.
  10. Si tu objetivo es permanecer en el país de destino durante un largo plazo, no te inscribas únicamente en puestos equivalentes a los que tienes en tu país de origen. Valora la posibilidad de tener que dar un paso atrás, para más tarde dar dos hacia adelante.
Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando