elPeriódico economía

Sábado, 21 de septiembre del 2019

Economyz

Los millennials, de la frustración laboral a la acción

Educados para triunfar en base al esfuerzo, quienes pertenecen a esta generación vieron cómo las promesas con las que habían crecido no se cumplían, por la llegada de una crisis que hizo tambalear todas sus certezas

Los millennials exigen una nueva concepción del entorno laboral

Los millennials exigen una nueva concepción del entorno laboral // StartupStockPhotos / Pixabay

Empleo

LOS CAMBIOS EN EL ENTORNO EMPRESARIAL

Fran Leal

Fran Leal

Son muchos los aspectos que dependen de la generación a la que pertenecemos: nuestra mentalidad, nuestra concepción del trabajo, de la política, de la familia… No es para menos, porque el mundo en el que nos desenvolvemos y nos formamos desde pequeños nos condicionan más de lo que pensamos. Lo que hace 20 años era un pilar fundamental a la hora de organizar la vida de una persona, no tiene por qué serlo hoy o al menos no con el mismo peso ni desde el mismo ángulo. Y podemos verlo en nuestro día a día; no se comporta ni piensa igual una persona que pertenece a los baby-boomers que un millennial.

Cada generación es un mundo

Sin olvidar que no hay un consenso sobre las fechas de inicio y final de cada generación, lo cierto es que los baby-boomers nacieron tras la II Guerra Mundial, dejando atrás una época de austeridad para abrazar un crecimiento basado en la ambición. Después, la llamada Generación X tuvo que hacer frente a la crisis de 1973 y vivió de lleno la transición española, con un objetivo claro: triunfar. Y sobre la década de 1980-1990, llegan los millennials que, varias décadas después (dentro de una revolución tecnológica que ellos mismos vieron nacer), tienen que asumir el sentimiento de frustración provocado por la crisis que comenzó en 2008.

Esta frustración tiene un origen claro: las expectativas generadas precisamente por las generaciones anteriores y el propio conjunto de la sociedad en estos jóvenes, con la promesa de alcanzar el éxito si se lo proponían con esfuerzo y dedicación. ¿Resultado? A la vista está que esta generación, en muchos casos con exceso de formación y unos niveles de desempleo sonrojantes, no ha obtenido el premio prometido. No obstante, no se ha rendido y está condicionando, y mucho, el entorno laboral.

Los millennials y el trabajo

Este contexto, unido a los cambios que han llegado de la mano de las nuevas tecnologías, han motivado que estas personas lógicamente no vean el trabajo como lo hacían las generaciones precedentes. A nivel salarial, sin ir más lejos, un millennial ya no solo busca una retribución alta y un puesto de relevancia en las compañías. Ahora, esta generación, que comenzó a tener su primer contacto con el mundo laboral en plena crisis económica, además valora muy positivamente lo que viene a denominarse como salario emocional, donde entran elementos como una jerarquía más flexible, con una mayor horizontalidad y retroalimentación dominando las relaciones. Además, un ambiente de trabajo con las menores barreras posibles, tanto físicas como organizacionales, fomenta el trabajo colaborativo, una de las facetas más perseguidas por este perfil. Otro aspecto muy valorado es la accesibilidad de los cargos superiores de las compañías y la relación que se establece con ellos. Ya no se entiende que un jefe se limite a ordenar y el empleado a obedecer. De hecho, las compañías que siguen funcionando así tienen prácticamente imposible retener al talento, que sale despavorido ante un ambiente sencillamente de otra época.

Este contexto de convivencia de generaciones, con los desajustes propios de la situación, es el que se refleja en Diario de un Millennial, de David Tomás. El autor, CEO de Cyberclick (la mejor pyme para trabajar en España, según Great Place to Work), resume las claves que permiten que un trabajador millennial cuaje en una compañía. Además, hemos podido hablar con él y nos ha comentado que “estos cambios no son solo en esta generación”, sino que es un cambio de mentalidad que nos afecta a todos y a cada uno de los sectores. Por ello, tenemos que adaptarnos y tener presente que “todos vamos hacia eso que piden los millennials”. Una generación que, a pesar de las críticas que ha recibido, “no lo ha tenido tan fácil como muchos piensan y a la que hay que valorar mucho más su esfuerzo; hay que recordar que muchos jóvenes tuvieron que hacer las maletas y marcharse de nuestro país para tener un trabajo”, concluye David Tomás.

En este articulo: Búsqueda Empleo Desempleo Paro

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando