La FP se desprende de los prejuicios y continúa sumando alumnos

En el curso 2007-2008 eran 462.000 los alumnos que cursaban esta modalidad y, para el presente curso, el Ministerio estima que se alcanzarán los 862.000, casi el doble

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. // Felicia Buitenwerf (Unsplash)

Educación

formación profesional

Fran Leal

Fran Leal

Los prejuicios que siempre han existido sobre la Formación Profesional (FP), frente a otras opciones como la universidad, parece que comienzan a desaparecer, poco a poco. Y es que, el mercado laboral está cambiando con tal profundidad y velocidad que este tipo de formación se presenta como una buena fórmula para adaptarse al nuevo contexto social y empresarial.

Mucho por avanzar

El propio Ministerio de Educación y Formación Profesional está impulsando esta modalidad, como demuestra la aprobación del I Plan estratégico Formación Profesional del Sistema Educativo 2019-2022. Según se apunta en el plan, los estudios prospectivos del Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (CEDEFOP) apuntan a que está aumentando la demanda de mandos intermedios y técnicos cualificados. En otras palabras, aquellos perfiles que proceden de la FP. Concretamente, se prevé que en 2025 el 37% de los empleos requerirán de una alta cualificación, un 14% baja cualificación y, aquí está la clave, el 49% precisará de un nivel medio.

En este contexto, lo cierto es que en España, y aunque se vaya avanzando, el camino es aún muy largo. De hecho, se resalta en el plan la brecha que existe entre nuestro país y otros miembros de la OCDE en cuanto a la proporción de jóvenes entre 15 y 19 años matriculados en programas de FP. Concretamente, del 12% frente al 25%. Pero, como decíamos, el crecimiento que está experimentando es muy importante, pues el número de estudiantes aumentó un 74% en una década según datos del Ministerio, pasando de los 462.492 del curso 2007-2008 a los 804.829 registrados en el curso 2017-2018. El pasado curso 2018-2019 se registraron 838.000 alumnos y para el presente curso las previsiones marcan casi 862.000.

Además, otro dato a tener muy en cuenta es la tasa de ocupación, pues aquellos que cuentan con una titulación de FP alcanzan el 74%, frente al 63% de quienes ostentan una titulación general. Por tanto, ha llegado la hora de acabar con esa idea socialmente implantada en relación al menor prestigio de la FP.

Mil y una maneras de cursarla

Llegados a este punto, si estamos interesados en cursar un grado de FP, tenemos que tener en cuenta las posibilidades que existen. Desde lo público, tenemos la opción más tradicional, la presencial, destinada a quienes puedan y deseen cursarla con una asistencia regular a clase. El título que obtendremos será el mismo en todo el territorio nacional, pero hay que recordar que el calendario, el sistema de matrícula, la evaluación y los currículos pueden variar dependiendo de la Comunidad Autónoma, recuerdan desde el Ministerio.

Por otra parte, existe la modalidad a distancia, la más idónea para aquellos que quieran formarse a la vez que trabajan o quienes, por circunstancias personales o familiares, tienen más difícil asistir a clase.

Y, por último, existe la posibilidad de presentarse a las pruebas libres, la opción más idónea si tenemos unos conocimientos previos y queremos reforzarlos con la titulación. No obstante, desde el Ministerio advierten de que son las Comunidades Autónomas las que tienen la competencia de estas pruebas, siendo ellas quienes las organizan y gestionan. Además, hay tener presente que no todos los títulos se convocan cada curso académico por esta modalidad. En definitiva, cada Comunidad decide qué títulos, cuándo y dónde se hace cada convocatoria.

Por otra parte, desde lo privado también comienzan a fijar el foco en la FP. Una muestra de ello es CCC, que acaba de cumplir 80 años en el mercado y, según nos confirma Iñaki Sacristán, adjunto a Dirección, aproximadamente el 50% de sus alumnos está preparando FP formal. “Poco a poco, ese porcentaje ha ido teniendo más peso, debido a la propia evolución que está experimentando esta modalidad, que vemos cómo se va corrigiendo”, afirma. Al fin y al cabo, es un tipo de formación que cuadra a la perfección con la compañía de formación a distancia, porque “aunque pueda tener algunos aspectos pendientes, desde nuestro punto de vista, es una buena preparación para la empleabilidad, que es el objetivo último que nosotros tenemos”, asegura Sacristán.

El mercado lo está pidiendo

En línea con las previsiones del CEDEFOP, Sacristán resalta precisamente esa idea de que “las empresas cada vez demandan más una formación mucho más práctica”, y ahí la FP Dual puede jugar un papel decisivo, una modalidad que está en el punto de mira de la compañía, aunque aún no la hayan implementado. No obstante, según los datos del Ministerio, a la FP Dual le está costando explotar, con poco más de 20.000 alumnos en el curso 2017-2018.

Volviendo a la FP y la oferta formativa de CCC, la compañía está viviendo ese crecimiento. “Llevamos dos años ganando peso en este campo. El año pasado ya crecimos a dos dígitos y lo tenemos concentrado, sobre todo, en las áreas relacionadas con la salud, la tecnología y la empresa”, apunta. Por el momento, la compañía ofrece dos modalidades diferentes. Por un lado, el acceso directo a una titulación de FP oficial, a través del acuerdo que tienen con la Escuela Superior de Formación Profesional OPTIMA, que permite la formación a distancia, la realización del examen presencial y la obtención del título expedido por el Ministerio. Y por otra parte, también existe la posibilidad de prepararse la prueba libre, a través de cursos que, desarrollados según las normas que marca el Ministerio, ofrecen el temario necesario para poder superar las pruebas. Esta última opción es la más indicada para quienes “quieren un plan de estudios más flexible”, nos cuenta Sacristán, sin olvidar que se ofrecen “los mismos contenidos y accesos a la plataforma online”.

En cuanto a los elementos a mejorar en la FP, Sacristán apunta a dos, principalmente: “La innovación de los contenidos y la relación con las empresas”. Y se podría decir que están ligados, pues el adjunto a Dirección de CCC reclama “contenidos que den respuesta a las necesidades de las empresas y con formatos de modalidad online que sean lo suficientemente flexibles para conseguir tener un alineamiento” con el mercado laboral.

En cualquier caso, desde el Ministerio el plan parece ambicioso. Así, el plan estratégico mencionado comprende 9 ejes o ámbitos estratégicos que, sin duda, marcan la senda para que el despegue de la FP en España sea aún más decidido.

En este articulo: Nuevas Profesiones

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando