Compras conscientes: las mujeres lideran la transición a un consumo más sostenible

Las mujeres lideran la transición hacia un consumo más sostenible y responsable al comprar de forma más consciente, reflexiva y multicanal que los hombres

Imagen de archivo

Imagen de archivo // Jeremy Smith (Pixabay)

Económicos

Brecha de género en el consumo

Alicia Navarro Abreu

Alicia Navarro

Un informe elaborado por ClosinGap y liderado por L’Oréal España intenta arrojar luz sobre la brecha de género en el consumo al asegurar que “la mujer tiene mayor conciencia ambiental y adopta comportamientos más sostenibles que el hombre”.

Una afirmación que sustentan en datos: el 61% de las féminas españolas reconocen su responsabilidad sobre el cambio climático, mientras que en los hombres este compromiso no llega ni a la mitad. Además, ellas le dan también más importancia a la responsabilidad social de las empresas, un 28% frente a un 20%. 

De este modo, las mujeres están aupando la economía circular gracias a una mayor reducción de residuos, la reutilización de productos y el reciclaje. Unos actos que ellas realizan en seis puntos porcentuales más que los hombres. En este sentido, en su apuesta por la sostenibilidad las mujeres acuden más al comercio local y productos de proximidad, 49,2% ellas frente a 39% ellos.

“La mujer está actuando como motor en la transición hacia un consumo más responsable y sostenible”

El papel esencial de la mujer en el comercio sostenible está claro para el presidente y consejero delegado de L’Oréal España y miembro del Board de ClosinGap, Juan Alonso de Lomas, al comentar que “el informe demuestra cómo la mujer está actuando como motor en la transición hacia un consumo más responsable y sostenible, dos valores al alza y muy necesarios en el contexto actual”.

Dicha transición se ve potenciada con el hecho de que las mujeres se encargan cinco veces más de la compra que los hombres. 

Respecto a la forma en la que compran, las féminas se caracterizan por la multicanalidad, es decir, se desplazan más para comprar en tienda física, pero también usan en mayor medida internet, siendo ellas la mayoría de los compradores online.

Asimismo, el informe incide en que las mujeres comparan más los productos antes de comprarlos y tienen más en cuenta el factor precio. Para la mujer, una buena oferta y/o promoción online son un factor muy importante como motivo de compra (50% ellas frente al 42% ellos).

Mayor gasto en servicios básicos 

Al poner el foco en los productos que forman la cesta de la compra también se encuentran diferencias. De hecho, cuando una mujer encabeza el hogar, éste consume 452 euros anuales más en bienes y servicios básicos que cuando lo encabeza un hombre. Según explica ClosinGap “ellas priorizan siempre el consumo de bienes y servicios más esenciales, reduciendo así otras partidas de gasto menos relevantes”.

Este comportamiento también tiene su repercusión en términos económicos. La brecha en el consumo tiene un impacto económico de 5.424 millones de euros, valor que alcanzaría si los 12,2 millones de hogares encabezados por hombres que hay en España, frente a los 6,4 millones liderados por mujeres, equiparan su consumo al de las mujeres. Del mismo modo, el PIB español en 2019 aumentaría cerca de medio punto y la recaudación fiscal en 2.199 millones de euros, considerando un IRPF del 10,5% y una cotización media del 30%.

La COVID-19 ha provocado nuevos patrones de compra

No obstante, con la llegada de la pandemia provocada por la COVID-19, los patrones de consumo protagonizados por las mujeres se han generalizado a toda la sociedad. 

El virus ha provocado el aumento del gasto en bienes básicos, y el confinamiento ha disparado la compra por el canal online. 

Además, en los últimos meses ha ganado posiciones la sostenibilidad y los productos ecológicos, “tendencias en las que la mujer ya era pionera y que, ahora, se han extendido al resto de la sociedad”, explica el informe.

A su vez, la COVID-19 ha modificado la escala de valores de consumo, de modo que la cercanía y la rapidez a la hora de comprar se han convertido en atributos indispensables, valores que ya tenían muy presentes las mujeres antes de la pandemia.

En definitiva y en palabras de la presidenta de ClosinGap y presidenta europea de Merck Healthcare, Marieta Jiménez, “de nuevo, comprobamos cómo la mujer, no solo supera la situación de desigualdad de la que parte, sino que se convierte además en el motor de cambio hacia una sociedad más avanzada y respetuosa”.

En este articulo: Consumo

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando