Las ventas de coches hablan de la crisis económica que ya ha arrancado

Las ventas de coches son un indicador para conocer la salud de la economía. Por el momento, Anfac pronostica una caída del 35% en las ventas este 2020

Imagen de archivo de un concesionario

Imagen de archivo de un concesionario // Jordi Cotrina (El Periódico)

Económicos

CRISIS ECONÓMICA

Marta Gracia

Marta Gracia

La economía, como todo en la vida, tiene sus ciclos. Por ello, hay veces que está arriba y otras abajo. Hay crisis económicas que se pueden anticipar para que la caída sea menos dura. Pero hay otras, como la que se ha desatado por el coronavirus, que son muy difíciles de pronosticar y por lo tanto se tiene que actuar sobre la marcha. Una buena guía para saber cómo va la economía son las compras de vehículos, porque son bienes que se financian en el medio plazo, por lo que se interpreta que si aumenta en número de ventas la confianza de los consumidores es suficiente para afrontar una compra así. 

Cuando las ventas caen o se frenan se pone de manifiesto que los españoles tienen menor capacidad de compra o puede que estén ahorrando para lo que vendrá. En esta ocasión, lo primero que hay que tener en cuenta es que esta crisis es diferente, ya que no es de consumo ni de falta de liquidez, sino que ha estallado por una crisis sanitaria que ha restringido la movilidad. 

Las consecuencias que ha tenido esta crisis han sido aumento del paro, al que hay que añadir las personas en ERTE, y cierre de empresas. Por ello, el número de vehículos vendidos vuelve a ser determinante. No obstante, hay que matizar que el miedo a nuevos contagios ha hecho que mucha gente opte por el transporte privado en detrimento del público. 

Según los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), septiembre cerró con una caída de las ventas de matriculaciones de turismos y todoterrenos del 13,5%, hasta las 70.729 unidades, cuando en el mes de septiembre de 2019 se matricularon 81.746 turismos y todoterrenos. En el acumulado del año, se han comercializado 595.435 unidades, un 38,3% menos que en el mismo periodo del año anterior. 

Las previsiones efectuadas por las asociaciones estiman que el mercado cerrará con una caída del 35%, gracias al impacto que el plan RENOVE puede tener en este último cuatrimestre. “El plan aún cuenta con fondos y recursos suficientes para contener la fuerte caída de las ventas registrada entre marzo y mayo por la pandemia”, señalan desde Anfac.

Cambio en la forma de comprar coches

La incertidumbre económica provocada por la Covid-19 afecta a la manera de comprar vehículos. Sin embargo, su desarrollo no se frena, al conseguir atraer a un público diferente con nuevas prioridades. Esta es una de las principales conclusiones que se extraen de un estudio de mercado realizado por Coches.com, con información de más de 90.000 compradores, sobre el mercado de la automoción durante el 2020.

La situación económica actual está teniendo un impacto en la confianza del consumidor similar a la crisis que se inició en 2008. Así lo refleja el Índice de Confianza del Consumidor (ICC), recogido en el informe correspondiente al mes de agosto 2020 del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Según los expertos de Coches.com, “estos niveles en la confianza del consumidor históricamente han provocado una disminución en la compra de vehículos, sin embargo, en esta crisis nos encontramos con una tendencia completamente diferente a crisis precedentes, ya que la caída viene explicada únicamente por el confinamiento”.

Aunque la situación del mercado automovilístico empeoró durante los meses del confinamiento, a partir del mes de julio, con la ‘nueva normalidad’, los consumidores retomaron su interés por la compra de vehículos e incluso la aceleraron, por una posible demanda retenida e incentivados por las ayudas del gobierno.

“En la actualidad se están generando nuevas necesidades en los consumidores y el mercado automovilístico está aprovechándolas, ofreciéndoles una solución de transporte privado para permitirles continuar con su actividad diaria”, explican desde Coches.com.

El estudio  realizado por Capgemini en 11 países diferentes sobre la automoción y la crisis de la Covid-19 muestra que el 76% de los encuestados valoran positivamente la mejor higiene del  coche privado y un 68% considera que poseer un vehículo propio reduce las posibilidades de infección. Además, un 63% declara temer por su salud si hace uso del transporte público o de servicios de movilidad compartida.

Tal y como señalan desde Coches.com ,la recuperación de vehículo nuevo, por tanto, viene de compradores que, aunque ya tenían coche, necesitan cambiarlo por uno nuevo para poder usarlo con mayor frecuencia, dando mayor espacio a vehículos con menos emisiones. Sobre el interés generado por coches ecológicos. Y por otro lado, los coches de segunda mano son capaces de atraer a conductores no habituales a este mercado, a través de opciones que comprometen menos su presupuesto, y les permiten acceder al vehículo privado que necesitan.

En este contexto de vehículo nuevo parecen existir dos tipos de compradores: los que aceleran su compra de coche por necesidad, y los que ‘quieren un coche nuevo’, un deseo que puede esperar ante la incertidumbre provocada por la situación sanitaria y económica. 

Simón Valín, director general de Norauto, explicó durante el Foro de Retail que el sector se enfrenta a un cambio de contexto, ya que se va a producir un cambio del uso del automóvil. “Los hábitos de la gente se van a ver modificado y hay que tener en cuenta que esta crisis se plantea como puntual, sin que sea una crisis de larga duración”, apuntó. Asimismo, reafirmó que va a haber mayor uso del vehículo, pero anticipó que se revertirá cuando la COVID-19 pase, ya que la gente volverá a usar el transporte público. 

En este articulo: Macroeconomía

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando