Cómo afecta la crisis de 2020 a los sectores más vulnerables

En este 2020 ya hemos comenzado otra recesión de una naturaleza diferente, pero ¿cómo afecta esta crisis a los sectores más vulnerables?

La hostelería es uno de lo sectores más afectados

La hostelería es uno de lo sectores más afectados // Paco Santamaría (EFE)

Económicos

CRISIS DE 2008 VS. 2020

Marta Gracia

Marta Gracia

España ya ha entrado en recesión económica, al registrar dos trimestres consecutivos con caídas del PIBLa del segundo trimestre, del 18,5%, es la mayor de la serie histórica del Instituto Nacional de Estadística (INE). Desde el tercer trimestre de 2013, la economía española no registraba una caída trimestral del PIB. 

La gran recesión, asi es como se conoce a la crisis de 2008, todavía nos queda muy cerca. Solo han pasado 12 años, así que las comparaciones entre ambas son numerosas. Los expertos apuntan que a pesar de que la caída será más pronunciada, la duración dependerá de cómo evolucione el coronavirus.

La recesión de 2008 afectó a sectores distintos de aquellos que se han visto más afectados durante la crisis actual. Por ejemplo, entre enero de 2009 y enero de 2010 los sectores de construcción y de manufacturas, pertenecientes a las industrias regulares, experimentaron pérdidas de empleo superiores al 8%, tal y como señalan en el artículo analítico del Banco de España La situación financiera de los trabajadores más afectados por la pandemia. En cambio, en el mismo período, las pérdidas de puestos de trabajo en la hostelería y el comercio (industrias sociales) fueron inferiores al 4%. 

Además, el grado de diversificación de los ingresos de los hogares más expuestos a la recesión actual, ligeramente superior al observado en 2008, y la menor proporción de la renta destinada al pago de deudas sugieren que estas familias tendrían en el presente una menor vulnerabilidad financiera que las más afectadas por la crisis financiera de 2008, según el artículo del Banco de España.

Elisabet Ruiz-Dotras, profesora de la UOC, señala que todavía hay mucha incertidumbre “porque todavía estamos afrontando la crisis”, y asegura que hasta diciembre no se sabrá la magnitud, ya que las empresas que se han visto obligadas a hacer ERTE no pueden despedir en los seis meses siguientes.

“Esta crisis tiene muchas diferencias con la anterior, porque la naturaleza es diferente”, apunta el profesor del Departamento de Economía, Finanzas y Contabilidad de Esade, Josep Comajuncosa. Así enumera que, actualmente, la salud del sistema financiero es buena “no hay los problemas en los balances de los bancos que propiciaron la crisis”. La otra fortaleza de la economía española es que el endeudamiento privado es menor. 

Sin embargo, Comajuncosa ve un problema importante y es que no se sabe cuál es el final, “si hubiera sido una profunda caída de la actividad, pero con un final claro, los efectos económicos hubieran sido menores y de fácil compensación. No sabemos si habrá una segunda oleada, si habrá rebrotes…”

Esta incertidumbre, apunta Ruiz-Dotras, se traduce en que las decisiones de compra se retrasan. “Posponemos decisiones a pesar de que quien haya podido trabajar ha podido ahorrar”, señala. No obstante, la profesora de la UOC matiza que ese ahorro no ha sido real, “sino que se ha visto forzado por la situación de confinamiento, porque no ha habido oportunidad de consumir. “El ahorro tiene que ser constante en el plazo”, señala. 

MENOS ENDEUDAMIENTO

Ruiz-Dotras explica que las familias afrontan esta crisis con menos deudas porque los bancos han estado prestando menos. “Antes te daban la hipoteca del 100% y te financiaban los muebles, ahora tienen unos criterios mucho más estrictos”, afirma la profesora. De esta manera, el endeudamiento no es menor por decisión de las familias, sino porque los bancos han dado menos dinero. 

El profesor de Esade coincide en que la gente que ha podido teletrabajar con sus ingresos intactos están en muy buena situación, pero advierte que hay muchas otras personas que han tenido que cerrar. “La percepción de que hay grupos o empresas que van a bien, genera un sentimiento de agravio es fácilmente inflamable desde el punto de vista político y de ahí la importancia de que el sector público logre apagar estos fuegos que son importantes”, explica Comajuncosa.

EFECTO DOMINÓ

“El problema de las crisis es que son un efecto dominó, no importa mucho en qué sector empieza porque luego afecta a todos”, resalta Elisabet Ruiz-Dotras. Esta crisis ha comenzado con el sector del turismo y de restauración, pero el gran problema es que tienen un peso muy importante en la economía española.  “Además tiene una gran repercusión en los otros sectores, porque no solo es el bar de la playa sino todos los sectores de alrededor como el de las aerolíneas”, explica la profesora. 

Comajuncosa explica que si el coronavirus se alarga “el efecto sobre la economía se prolongará en el tiempo de forma muy asimétrica entre sectores económicos”. Actualmente, hay distanciamiento social y afecta a sectores de servicios, turismo, restauración… que solo es una parte de la economía “pero con mucho peso”, por lo que puede propiciar un efecto contagio “espectacular”. 

El profesor de Esade explica que la crisis de 2008 afectó al funcionamiento de toda la economía a través del sistema financiero, “algo que no está ocurriendo ahora” por lo que se podrá ver una recuperación más rápida. Pero, alerta de que si el efecto dominó se prolonga mucho “podría pasar que llegara al sector financiero y entonces sí que habría un problema más duradero”. 

En este articulo: Macroeconomía

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando