Ricos que se hacen más ricos en la pandemia (y que piden pagar más impuestos)

Mientras las fortunas de los 600 más adinerados de EEUU han sumado 700.000 millones de dólares durante la pandemia, un grupo de 83 millonarios han pedido que les suban los impuestos.

Las fortunas de los 600 más ricos de EEUU han aumentado en 700.000 millones de dólares durante la pandemia.

Las fortunas de los 600 más ricos de EEUU han aumentado en 700.000 millones de dólares durante la pandemia. // Unsplash

Económicos

subir la tributación de las rentas altas

María Refojos

María Refojos

Dicen que de las crisis siempre surgen oportunidades. Así ha sido al menos para Jeff Bezos y Mark Zuckerberg, que gracias al auge del ecommerce y del uso de redes sociales durante el confinamiento han visto dispararse sus negocios y, con ellos, sus respectivas fortunas. 

Hablamos de unos 43.700 millones de dólares más en el caso del dueño de Amazon, hasta superar los 156.000 millones de dólares, según los cálculos del think tank Americans for Tax Fairness, que se ha basado en datos de Forbes para analizar los tres meses que van desde el 18 de marzo hasta mediados de junio. A su vez, la riqueza del fundador de Facebook ha crecido en 43.700 millones de dólares, el 58% más, hasta superar los 86.000 millones. 

Tanto Bezos como Zuckerberg forman parte de la exclusiva lista de las 600 personas más adineradas de Estados Unidos que, de nuevo según las estimaciones de Americans for Tax Fairness en colaboración con el Institute for Policy Studies, acumulan una riqueza total de 3,66 billones de dólares frente a los menos de 3 billones que sumaban antes de que comenzase la pandemia. 

En conjunto, sus fortunas han engordado hasta el mes de julio en 713.000 millones de dólares durante los tres meses revisados, lo que supone una ganancia media semanal de 42.000 millones de dólares. 

"Que nos suban los impuestos"

Es, en general, mucho dinero. Y a este hecho concreto hacen referencia los 83 multimillonarios que firman la carta abierta publicada recientemente desde la iniciativa Millionaires for Humanity. “Tenemos dinero, mucho dinero”, declaran. Y con este argumento respaldan la petición que lanzan a las administraciones internacionales, una mayor presión fiscal: “Le pedimos a nuestros gobiernos que suban los impuestos a la gente como nosotros. Inmediatamente. Sustancialmente. Permanentemente”.

Los firmantes declaran que tienen una "deuda enorme" con todos aquellos trabajadores en primera línea de lucha y trabajo contra el coronavirus y que, frecuentemente, "están extremadamente infrapagados" en relación con su responsabilidad. "Así que por favor, cobradnos impuestos. Cobradnos impuestos. Cobradnos impuestos. Es la elección correcta. Es la única elección".

Es una demanda rotunda que ha resonado en medios de todo el mundo y en redes sociales, ya que contiene nombres conocidos como el de Abigail Disney, sobrina nieta de Walt Disney; Jerry Greenfield, cofundador de Ben & Jerry; Liesel Pritzker, parte de una de las familias más acaudaladas de EEUU, Morris Pearl, ex director gerente de BlackRock, o el guionista y director Richard Curtis. 

Son empresarios, filántropos, inversores, herederos, investigadores... Principalmente de EEUU, pero también de Alemania, Países Bajos, Dinamarca, Reino Unido o Canadá. Eso sí, ningún español.

¿Qué puede llevar a estos personajes notorios a reclamar algo que generalmente causa rechazo? Según ellos mismos explican en la carta, “asegurarnos de financiar adecuadamente nuestros sistemas de salud, escuelas y seguridad”. Es decir, contribuir a paliar el impacto de la crisis por la COVID-19, que según creen durará décadas y que “no pueden ser resueltos con caridad”. 

“Se dan cuenta de la necesidad financiera que tienen ahora mismo todos los países para atender no solo la pandemia en el marco sanitario, si no también para atender a una crisis financiera que va a ser más dura de lo que ya es”, abunda Rafael Ruiz, asesor fiscal, profesor colaborador del CEF y socio de Castellana Consultores.

¿Sirve para algo?

Pero, ¿se puede esperar algún resultado práctico? Este experto lo pone en tela de juicio: “Tengo muchas dudas de que llegue a tener un efecto real en la tributación de ningún país”.

De hecho, la propia Abigail Disney encabezaba el año pasado, junto con otros 18 millonarios mediáticos como George Soros, otra petición similar que no se ha materializado en ninguna acción por parte las instituciones. Y aunque en esta ocasión se ha incrementado el número de peticionarios, Rafael Ruiz pone de relieve también que “son solo 83 de los varios miles que hay en el mundo”. 

En concreto, el número de milmillonarios conocidos alcanzó los 2.825 el pasado año, lo que implica el 8,5% (o 221 más) que en 2018, de acuerdo con el ‘Billionaire Census 2020’ elaborado por la consultora Wealth-X. Por seguir aportando cifras, este mismo informe señala que en 2019, su fortuna se situó en 9,4 billones de dólares, el 10,3% más que un año antes. 

“La renta está desigualmente distribuida a nivel global”, apunta el socio de Castellana Consultores. Sobre el papel, elevar la tributación sobre las rentas más altas, como pide la iniciativa de Millionaires for Humanity, podría mejorar la eficiencia económica de los países. Pero hay una barrera clara, la distribución de esos ingresos adicionales por parte de las autoridades de turno. 

“Estamos en manos de los políticos. Por ejemplo, no tengo problema en que me cobren más impuestos y estaría orgulloso de pagarlos si supiera que el destino finalista de esos impuestos es más camas en el hospital. Pero eso no lo podemos controlar, ni nosotros ni los ricos”, expone Rafael Ruiz.

Y otra barrera a tener en cuenta es cómo reaccionarían todos los demás milmillonarios que no se han adherido a la lista y que, en base al recuento de Wealth-X, son la inmensa mayoría. “Los gobiernos muchas veces no quieren tocar la imposición de estos tipos de renta demasiado por el miedo a que a golpe de una tecla de ordenador coloquen su dinero en países que son paraísos fiscales o con menos impuestos, a que se deslocalicen capitales”, expone el asesor fiscal. 

Así las cosas, la lectura de la demanda lanzada por Millionaires for Humanity ppodrái hacerse desde un punto de vista más cercano a cuestiones reputacionales o de comunicación, con el simple objetivo de poner, un año más, el debate sobre las subidas de impuestos sobre la mesa.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando