elPeriódico economía

Lunes, 09 de diciembre del 2019

Economyz

Educación Financiera: nunca es demasiado pronto para aprender de economía

Según la OCDE, la falta de educación financiera hace a los individuos y las familias más proclives al endeudamiento y la quiebra, pero ¿a qué edad deberían empezar los niños a hablar y saber conceptos financieros?

Educación Financiera: nunca es demasiado pronto para aprender de economía

Sabine Peters (Unsplash)

Económicos

DÍA DE LA EDUCACIÓN FINANCIERA

Lidia Alvarez Byzness

Lidia Álvarez Vellido

Este 7 de octubre se celebra el Día de la Educación Financiera, una asignatura pendiente para los casi 466 mil jóvenes de 18 años que hay en España pero ¿cómo afecta esta falta de información a la sociedad?

Según el Informe PISA 2015 publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), España se encuentra 20 puntos por debajo de la media (489), con una puntuación de 469.

Asimismo, del informe se desprende que el 25% de los adolescentes españoles de 15 años no llega al nivel mínimo de competencia, aunque la media de los países desarrollados también se encuentra baja, en concreto, en un 22%.

Para la Organización, esta falta de información financiera hace a los individuos y a las familias más proclives al endeudamiento y a la quiebra, algo con lo que coincide Unicef, desde donde se opina que “si queremos una población que sea capaz de tomar decisiones con conocimiento  de causa debemos promover la educación y cultura financiera positiva en los niños y jóvenes”.

En este sentido,  Mónica Malo Serisa directora de Comunicación-Relaciones Externas y Sostenibilidad de CECA asegura en una entrevista a BYZness que la solución “no es otra que más educación” y para ello cree fundamental la implicación de instituciones, no sólo educativas, sino también de las financieras. 

¿Es suficiente la acción de España?

Esta educación es algo “esencial” para que España alcance la Agenda 2030 de Naciones Unidas ya que este tipo de formación es un “instrumento poderoso” para conseguir la inclusión financiera de la población, algo que favorece el bienestar, la lucha contra las desigualdades, la pobreza, así como el fomento de la igualdad de género, entre otras cuestiones.

Conscientes de esto, el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) firmaron en 2018 un Plan de Educación Financiera para el periodo 2018-2020 con objetivos como el de intensificar el fomento de esta educación como competencia clave del siglo XXI, aumentar la creación de valor del ciudadano y potenciar la participación de las instituciones públicas o privadas de sectores diversos.

A pesar de este Plan, desde la OCDE se recomienda que esta educación sea impartida en los colegios y sea parte de la estrategia nacional, “algo que aún está pendiente en España”.

“Es necesario empezar cuanto antes con la educación financiera”

La experta de la asociación bancaria destaca que no existe ninguna edad definida para el aprendizaje de este tipo de materia y hace hincapié en que “no debe darse solo en la escuela”, sino comenzar en el ámbito familiar o de confianza lo antes posible ya que es “en la infancia donde se empieza a cultivar las formas de pensamientos que determinarán en gran medida el relacionamiento de las personas con su entorno”.

En este sentido, Serisa recomienda ir introduciendo conceptos como que el dinero es algo de valor y limitado, que se obtiene con esfuerzo, la importancia de ahorrar o el consumo responsable a los más pequeños. 

Como guía, el Manual de Escuelas Amigas de la Infancia de Unicef especifica un Marco de Educación Financiera para los Niños y Jóvenes que ofrece una descripción detalladas de las capacidades y actitudes en las diferentes etapas de desarrollo de los más pequeños:

Manual de Escuelas Amigas de la Infancia // Unicef

“Según vayan creciendo es posible ir incorporando otros conceptos económicos como el IPC, la inflación, tarjetas, hipotecas, pensiones, entre otros”, explica la experta, quien añade que de este modo “desde niños se acostumbrarán a términos y situaciones que se encontrarán de adultos en su día a día”, señala Serisa.

En este coincide Javier Mezcua, especialista en finanzas en HelpMyCash.com, quien asegura que podemos introducirles también la necesidad de comparar precios y de practicar un consumo responsable, así como explicar el papel de los bancos”.

Desde el comparador aconsejan encomendar a los más pequeños que realicen recados y trabajos domésticos sencillos a cambio de una suma simbólica, así como la entrega de una paga para enseñarles a gestionar sus finanzas personales.

Además, “puede ser el momento de abrirle una cuenta a nuestro hijo y enseñarles a gestionarla ya que así crearemos un hábito de ahorro que, probablemente, se mantenga en la edad adulta”, afirma el especialista en finanzas.

¿Están preparadas las entidades financieras?

Casi la totalidad de los bancos españoles comercializan cuentas infantiles, aunque si lo que queremos es una cuenta corriente que permita a nuestro hijo gestionarla la oferta se limita. 

Tras el análisis de 15 bancos, HelpMyCash.com concluye que el 80% de las entidades ofrecen una tarjeta de débito o prepago a partir de los 14 años, aunque algunos reducen la edad a los 12.

Asimismo, solo el 60% de los bancos permiten a los niños acceder a la banca online, “lo que limita el efecto didáctico de estos productos”, afirma el experto.

En este articulo: Ahorro

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando