elPeriódico economía

Jueves, 12 de diciembre del 2019

Economyz

Banca vs. tecnológicas: quien tiene los datos financieros tiene el poder

Los bancos tradicionales llevan mucho tiempo dando pasos en su digitalización. Pero este proceso ha abierto las puertas a nuevos actores que quieren hacerse un hueco. En este contexto, una vez más, los datos se encuentran en el centro de 'batalla'

Las grandes tecnológicas amenazan el modelo de banca tradicional

Las grandes tecnológicas amenazan el modelo de banca tradicional // AFP (GETTY IMAGES NORTH AMERICA)

Económicos

'BIG TECH' Y SECTOR BANCARIO

Fran Leal

Fran Leal

La digitalización ha irrumpido con fuerza en todos los sectores. Pero, sin duda, uno de los que más avances ha hecho en esta carrera de fondo es el bancario. De hecho, la posición de la banca española se podría decir que es privilegiada en este sentido, en comparación con su entorno europeo.

Ahora bien, la entrada de nuevos actores en el ecosistema (como las fintech, los nuevos bancos digitales o la inminente llegada de las big tech), ha modificado el panorama de manera profunda y exige a los bancos tradicionales una adaptación al nuevo escenario competitivo.

La banca, atenta a la llegada de las ‘big tech’

Estas fueron algunas de las ideas que se debatieron en el desayuno organizado por Investing bajo el título Banca: el reto de la digitalización. No obstante, el tema que más debate suscitó fue la irrupción de las big tech en el modelo bancario.

Al respecto, Lorena Mullor, asesora de Banca Digital de la Asociación Española de Banca (AEB), afirmó que esta entrada de los gigantes tecnológicos puede llegar a suponer una gran disrupción. De hecho, aunque en Europa su entrada “está siendo más lenta” que en zonas como EEUU, y en el corto plazo va a favorecer una mayor competitividad, a la larga estas grandes compañías (“que sí tienen ya escala y son monopolios naturales en lo digital”) generarán “un problema de concentración y a nivel regulatorio”, advirtió Mullor.

Los datos financieros, clave de la partida

Sin duda, que una empresa como Apple comience a dar pasos dentro de este ámbito puede verse como una amenaza para la banca tradicional. No obstante, Salvador Casquero, profesor de Innovación Digital y Fintech de IEB y cofundador de 2gether, aportó una visión más optimista. “Los gigantes son los que tienen el problema”, afirmó, porque la clave radica en los datos. Y en este aspecto Casquero fue tajante: “Supone una gran oportunidad para la banca, porque es la que tiene los datos financieros”. Además, añadió que utilizar esa información financiera procedente de los datos supone una clara ventaja para la banca, de cara a ofrecer un mejor servicio. Información que, una vez más, se encargó de subrayar Casquero, “no tienen los gigantes”.

Por su parte, Fernando Rodríguez, director de Desarrollo de Negocio de Bizum, quiso poner el foco en la condición de aliados de estos gigantes, más allá de considerarlos una amenaza. Además, a colación de la clave aportada por Casquero respecto a los datos, Rodríguez puntualizó que la entrada paulatina de estas compañías tecnológicas hará que también tengan la posibilidad de acceder y recoger esos datos financieros, más allá de los relacionados con hábitos de consumo (esfera que dominan perfectamente).

El responsable de Desarrollo de Negocio de N26, Fernando García, también defendió que, al menos de momento, no hay motivos para preocuparse por la entrada de las big tech, por lo que hay que ser optimistas de cara a las nuevas oportunidades que se van a generar.

Una estricta regulación

Como no puede ser de otro modo, por la naturaleza de la información, la regulación en el sector bancario es muy importante y de obligado cumplimiento. Ahí radica uno de los temores desde el propio sector: “Los bancos estamos acostumbrados a competir, pero esa competencia tiene que ser justa”, afirmó Mullor en relación a la entrada de los gigantes. Al fin y al cabo, y como ha ocurrido en sectores como el taxi o los hoteles, lo que se pide es que los nuevos actores y los tradicionales jueguen bajo las mismas reglas.

El resto de participantes en el desayuno también resaltaron la importancia de una fuerte regulación, que es necesaria y favorece a la estabilidad financiera y la seguridad de los datos y la información que se manejan.

Tendencias de futuro

El aumento de la banca digital, que ya utiliza el 50 por ciento de los clientes, como aseguró Mullor, marca la tendencia hacia la que se dirige el sector, que es conseguir que el cliente tenga “el banco en su bolsillo, garantizando la seguridad”. A esa banca móvil, además, el 70 por ciento de los usuarios accede a través del móvil, por lo que marca la senda a seguir dentro de los canales digitales. Al fin y al cabo, todo se dirige a situar al cliente en el centro de la estrategia.

Por otra parte, Mullor enumeró algunas de las últimas innovaciones que se están implementando en los bancos españoles, entre las que destacan:

  • Biometría, para llevar a cabo el reconocimiento de la identidad de los clientes.
  • Inteligencia artificial, a la hora de programar pagos, ofrecer consejos de cara al ahorro, hacer valoraciones del riesgo...
  • Registro distribuido, con el famoso blockchain como protagonista, de cara a los pagos internacionales o el cumplimiento, entre otros ámbitos.

La banca, efectivamente, ha dado y sigue dando grandes pasos hacia la renovación del sector, basándose en la innovación. Pero, como ya hemos visto en otros entornos, aparecen nuevos actores que ponen en cuestión el protagonismo y las normas del juego.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando