elPeriódico economía

Lunes, 23 de septiembre del 2019

Economyz

España necesita menos turistas, pero "mejores"

El turismo en España es uno de los puntos fuerte de la economía e incluso nos beneficia para hacer marca país

Imagen de la Puerta de Alcalá, en Madrid

Imagen de la Puerta de Alcalá, en Madrid // Unsplash

Económicos

SECTOR TURISMO

Marta Gracia

Marta Gracia

España es un destino turístico idílico para muchos extranjeros. El sol, las playas y la naturaleza se suman a la riqueza patrimonial del país. Por ello, más de 80 millones de turistas visitan cada año España. El turismo es uno de los dos bloques importantes para crear marca país, pero tiene que ser de calidad.

Esta es una de las principales conclusiones que hace Didier lagae en el libro Marca país. Un país como marca. Y avisa: "El futuro de España pasa por mejorar la calidad turística. Menos turistas que dejen más dinero". No obstante, el fundador de la agencia Marco señala que es importante que se apueste por ese turismo de calidad porque mejorará la marca país y se conseguirá más inversión.

Didier Lagae explica que la oferta turística española es muy buena gracias a las marcas de primer nivel. Insiste en que hay que potenciar el turismo de calidad, pero matiza que solo es posible con inversión en infraestructuras. "No puedes alojar a un turista 5 estrellas en un hotel de 3", comenta.

Esto es una prueba, asegura, de la importancia que supone el tener muy claro qué es lo que se desea cuando se diseña un producto turístico. Así, explica que construir un gran hotel de cinco estrellas siempre es posible, pero cambiar el entorno para que se sitúe al mismo nivel es una tarea “muy difícil, lenta y costosa”.

TURISMO LOW COST

España también es conocido mundialmente por su turismo low cost sobre todo en zonas costeras o las islas. Un todo incluido por poco dinero. Para luchar contra esto, que según Lagae no beneficia a la marca país, es necesario hacer una colaboración público privada.

Pone de ejemplo Magaluf, donde Meliá, el Ayuntamiento y el gobierno balear han colaborado para hacer inversión e intentar no atraer a los jóvenes británicos que vienen atraídos por el turismo de alcohol. "Necesitamos mucha inversión y hay que ser conscientes que deshacer lo creado es más difícil que comenzar de cero, con una hoja en blanco", explica.

Para ello es necesario, añade, una buena comunicación y trabajar de la mano con muchos agentes. Asimismo, es importante escuchar lo que quiere y necesita la gente. En 2017, España batió su propio récord, sobrepasando los 82 millones. Esto supone una ratio de casi dos turistas por cada español, con el consiguiente riesgo de perder su esencia como país.

De esta manera, se pregunta si los turistas van a querer viajar a un país en el que solo van a ver extranjeros por la masificación de turistas. Según Didier Lagae es posible doblar los ingresos reduciendo el número de turistas, pero hay que optar por un modelo de turismo diferente que atraiga a turistas que pagan el doble en los alojamientos y multiplican por tres su gasto.

El autor matiza que España no solo tiene el turismo de sol y verano. Existen destinos de invierno que son muy importantes. El turismo rural está teniendo mucho tirón con el turista nacional.

CORRUPCIÓN Y NACIONALISMO PASAN FACTURA

Si el turismo es uno de los puntos fuertes para potenciar la marca país de España, hay otras variables que están pasando factura a la imagen externa. El autor del libro asegura que el nacionalista, que él prefiere llamar regionalismo, y la corrupción política hacen que se debilite la imagen fuera de nuestras fronteras.

“La corrupción política ha impactado mucho. No nos ven bien fuera, no nos toman en serio”, asegura Lagae. Por ello, apunta que espera que el próximo gobierno que se forme “tenga más sentido” y añade que Pedro Sánchez lo podría haber hecho mejor en la última parte de la legislatura que duró unos meses.

La conclusión es que España necesita mejorar sus programa a nivel de transparencia y aplicar un cambio real. Didier Lagae explica que cuando se mejora la marca país la economía crece. “¿Qué ocurre cuando un país crece? Que mejora social, cultural, política y económicamente y además avanza hacia un medioambiente más sostenible”, asegura Lagae.

El otro punto que está perjudicando a España es el independentismo. “Se necesita que un país vaya hacia la misma dirección. Que se sume y no que se divida. Por eso, con el independentismo vamos mal”, señala. E insiste en que España debe proyectar una imagen positiva de suma, que refleje el puzzle de culturas y sin renunciar a las diferentes personalidades.

En este articulo: Macroeconomía

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando