Bitcoin en época de coronavirus: del desplome al imprevisible 'halving'

La crisis generada por la pandemia del CoVid-19 también ha tenido su repercusión en la evolución del bitcoin, un mercado donde la volatilidad suele estar presente. Por el momento, parece ir recuperando terreno, pero el futuro cercano es incierto

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. // Pixabay

Criptoactivos

CRIPTOMONEDAS

Fran Leal

Fran Leal

La incertidumbre generada por la crisis sanitaria del coronavirus ha provocado un desplome generalizado en las bolsas. Y no se trata de una dramatización. De hecho, el Ibex 35 sufrió la mayor caída de su historia el pasado 12 de marzo, concretamente del 14,06%.

En este contexto, hemos querido hacer un repaso del comportamiento que ha tenido el bitcoin que, si generalmente muestra una volatilidad superior a los mercados convencionales, en estas semanas no está defraudando, con hundimientos y recuperaciones que, en ocasiones, se ven en el transcurso de unas pocas horas.

Vuelta a la senda de los 6.000

Después de un verano en el entorno de los 10.000 euros, el bitcoin fue experimentando (con una enorme volatilidad) una bajada de cotización hasta la barrera de los 6.000. Concretamente, comenzó 2020 en los 6.400 euros. A partir de ahí, hemos visto una escalada progresiva que a mediados de febrero le llevó a coquetear de nuevo con los 10.000.

Sin embargo, a partir de entonces, el batacazo ha sido de tal calibre, que le llevó a perder en un solo día más de un 50%, desde el entorno de los 7.000 que ocupaba el 12 de marzo hasta los 3.500 que llegó a contemplar por momentos el día 13. Desde entonces, y poco a poco, ha retomado la senda alcista (con los altibajos que le caracterizan) y se encuentra rondando los 6.000 euros.

¿Un valor refugio?

Como vemos, los últimos 40 días han sido de infarto y han motivado incluso que muchos pongan en cuestión el valor refugio que se le daba al bitcoin. Y hay opiniones para todos los gustos. De hecho, el presidente de 2gether Salvador Casquero apunta a esa pérdida de su carácter de activo refugio, “debido al hecho de que la crisis traspasa los límites económicos y entra de lleno en la salud de las personas a nivel global”.

No obstante, Jerrymie Marcus, de BTCDirect, afirma que el escenario ideal sería que en las próximas semanas “los movimientos del bitcoin se separen de los de los índices bursátiles” convencionales, lo que provocaría que los inversores lo puedan considerar efectivamente como un refugio. En cambio, Alan Draguilow, CEO de ChangeTheBlock, es más contundente: “Lamentablemente, ante esta crisis del coronavirus, se ha podido ver que todavía el bitcoin no es considerado un valor refugio tan seguro como el oro. Los mercados han aguantado el comienzo de la crisis cuando la mayoría de la población afectada era la china, pero una vez que se propagó a nivel mundial sus efectos fueron devastadores para todo el mercado de las criptomonedas”.

Y es que, al bitcoin aún le queda un largo recorrido para afianzarse como valor refugio con la seguridad que aporta, por ejemplo, el oro. En este sentido, Ángel Luis Quesada, CEO de Onyze, nos explica que “es normal el mayor grado de bajada en el bitcoin por su pequeño marketcap, comparado con el oro”. En este aspecto, puntualiza que, “si grandes inversores e institucionales se retiran del oro a (dinero) Fiat, hacen menos daño al valor que si se retiran de bitcoin a (dinero) Fiat”. Al fin y al cabo, como resalta Quesada, “es comprensible que prefieras salir de algo con más riesgo, como es el bitcoin, frente a algo más afianzado como es el oro”. De hecho, aunque el oro también sufrió un gran batacazo a mediados de este mes de marzo, parece que ha recuperado el terreno perdido en tan solo 10 días.

Momento decisivo para el bitcoin

El bitcoin, “creado después de la crisis financiera de 2008”, se enfrenta a un escenario clave para él. “Sus fundamentos siguen siendo sólidos y solo serán más importantes en tiempos de una nueva crisis”, recuerda Marcus. Por ello, en su opinión, “si crees en los fundamentos del bitcoin, es el mejor momento para invertir”.

Ahora bien, debemos tener en cuenta que “este mercado es mucho más volátil que otros”, señala Draguilow. Algo que comparte Casquero, quien asegura que siempre es mejor comprar en tendencia alcista confirmada que en una falsa ruptura al alza: “Estamos viviendo una situación complicada y de mucha incertidumbre, por lo que cualquier acontecimiento o noticia puede hacer fluctuar el precio o cambiar cualquier escenario que se plantee. La prudencia es, sin duda, el mejor consejo que se puede dar en estos momentos pues, si bien parece barato el precio del BTC comparado con los meses o los años anteriores, ante cualquier empeoramiento de la situación puede estarlo mucho más y encauzar caídas todavía mucho más profundas”, advierte. 

No obstante, para Draguilow sí podría ser un buen momento pues, “aunque el mercado no haya funcionado como valor refugio como se esperaba, sí que ha sido capaz de aguantar con unos valores superiores a otros mercados en crisis y comienza a dar señales de una pronta recuperación”. Eso sí, según indica, tenemos que contar con que, quizá, el mercado pueda bajar un poco más antes de que la recuperación sea firme.

A esto, Quesada añade el hecho de que “estamos tocando mínimos que, si no fuera por el CoVid-19, no deberíamos haber alcanzado nunca”, por lo que en estos momentos existe una clara oportunidad para las inversiones, eso sí, “a medio-largo plazo”. Además, incide en la idea aportada por Draguilow, al afirmar que “hay que entender que invertir ahora implica, con total probabilidad, perder un poco antes de ganar”. Por ello, aconseja un modelo de inversión escalonada, con aportaciones de “10, 100 ó 200 euros a la semana, por ejemplo”.

A la espera del ‘halving’

En mayo tendrá lugar el cuarto halving de bitcoin, el proceso de emisión que reduce la recompensa que se llevan los mineros. En las anteriores ocasiones, el crecimiento del precio fue exponencial, pero ahora las previsiones que daban una subida importante para este 2020 se han visto cuestionadas.

“Hay que tener en cuenta que la mayor fuerza de minado se encuentra en Asia, por lo que es normal que tras una crisis sanitaria de esta índole su valor no haya podido mantenerse durante mucho tiempo”, apunta Draguilow. No obstante, el comportamiento se plantea incierto. “Por un lado, hay críticos que esperan una venta masiva por parte de las empresas mineras”, pues con el bitcoin tan bajo y la reducción de las recompensas la rentabilidad de sus actividades se puede ver comprometida. Sin embargo, “por otro lado, se cree que este halving llevará, como en ocasiones anteriores, a un crecimiento exponencial, atrayendo a más mineros e inversores”, añade. Por ello, en su opinión, la recuperación de la economía china puede motivar que los precios se recuperen con fuerza, pudiendo superar incluso la barrera de los 10.000, “lo que implicaría un mayor interés por parte de los mineros y un mayor aumento del precio”, debido al efecto conjunto de la salida de la crisis y el halving.

En todo caso, si normalmente resulta muy complicado hacer predicciones fiables sobre un mercado con tanta volatilidad, en estos momentos resulta aún más difícil. Como asegura Casquero, “si no existiese un elemento tan disruptivo como la incertidumbre, no sería muy arriesgado responder” a cómo se comportará el bitcoin en mayo. En cambio, en el contexto actual, “es la prudencia la que debe guiar todas nuestras opiniones, acciones y operaciones”, concluye.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando