elPeriódico economía

Jueves, 27 de junio del 2019

Economyz

Más allá del bitcoin: en qué otras criptomonedas invertir

Actualmente existen más de mil criptodivisas diferentes, unas más fiables que otras. Y unas más atractivas que otras a la hora de invertir

El Bitcoin ha cumplido 10 años.

El Bitcoin ha cumplido 10 años. // Unsplash

Criptoactivos

CRIPTODIVISAS

Marta Gracia

Marta Gracia

El Bitcoin ha cumplido 10 años de existencia este 2018. Una moneda virtual que comenzó con un valor de 0,00076 dólares y llegó a apreciarse hasta los 20.000 billetes verdes (su máximo histórico). Esta criptomoneda empujó a la creación de más, pero ¿cómo elegir más allá del Bitcoin? Repasamos las principales oportunidades de inversión en este mercado

“Al hablar de criptomonedas la más mediática es el Bitcoin, sin ninguna dada, pero hay muchas más”, apunta Eduardo Bolinches, responsable de EscueladeTradingyForex.com. De hecho, en la actualidad se contabilizan más de dos mil criptodivisas diferentes aunque hay algunas con más riesgo que otras. Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de invertir en una criptodivisa es entender qué es y qué riesgos implica, mucho antes de decidirse por una.

Victoria Torre, responsable de desarrollo de contenidos de Selfbank, señala que es un tipo de activo con unos riesgos elevados, “algo a tener muy en cuenta especialmente si el que está pensando invertir es un inversor poco experimentado y/o con baja aversión al riesgo”. Una vez que se tiene en cuenta que es un activo con riesgo ya se puede plantear qué criptodivisa elegir. Una afirmación con la que se muestra de acuerdo Bolinches. “Las criptomonedas no son aptas para las personas que necesiten el dinero en unos pocos años a la vista”, puntualiza. Tampoco a las personas que no puedan permitirse la pérdida total de su inversión. Por lo tanto, es una apuesta a muy largo plazo.

Más allá del Bitcoin hay algunas criptodivisas también muy conocidas, aunque con menor valor. Ripple y Etherum son las otras dos criptos más conocidas. Ripple, por ejemplo, ha superado en capitalización bursátil a Etherum. Otras de las criptodivisas más conocidas son Stellar, EOS, Litecoin, Cardano o Dash.

Ripple toma ventaja

Ripple se ha convertido en la segunda criptomoneda más valiosa en términos de capitalización del mercado. Además de ampliar su ventaja sobre el Etherum. Esta criptodivisa se creó para el sistema bancario. Por su parte, el Etherum está registrando fuertes caídas en las últimas semanas, lo que hace que continúe con su tendencia bajista.

Por su parte, Stellar se ha convertido en la cuarta criptomoneda más importante. Por otro lado, EOS es una de las plataformas del blockchain más poderosas para aplicaciones descentralizadas. Es similar a la plataforma del Ethereum pero más rápida, más escalable y permite a los usuarios crear aplicaciones descentralizadas de manera más eficiente.

Por lo que respecta a Litecoin es una cripto pensada para ser la moneda alternativa al Bitcoin, pero tiene algunas diferencias, como que su procesamiento (por bloques) es más rápido (procesa uno cada 2,5 minutos); produce cuatro veces más unidades que el Bitcoin; y  Litecoin utiliza la función scrypt en su algoritmo de prueba de trabajo.

El Dash es uno de los sistemas más recientes que ha sufrido numerosas modificaciones en los últimos años. Se trata de las criptomonedas más libres que existen en la actualidad, ya que todas las transacciones que se hacen con ellas son públicas y además se encuentran dentro de un contexto completamente independiente. Cardano, por su parte, se encuentra entre las 20 criptomonedas con mayor capitalización. Aunque a plataforma Cardano todavía está en desarrollo con IOHK que indica que la implementación completa llevará hasta 2 años.

En la mayoría de los casos, las criptomonedas se ven arrastradas o empujadas más o menos a la vez, es decir, que si el Bitcoin cae con fuerza el Etherum, Stellar y demás bajarán también, aunque lo podrán hacer en mayor o menor medida. Si el Bitcoin registra una fuerte subida pasará lo mismo.

En qué fijarse a la hora de elegir una

Bolinches explica que para elegir una criptomoneda en la que invertir lo importante es fijarse en su tendencia en los precios, pero actualmente es bajista, “por lo que hay que esperar a que veamos mínimos crecientes y no máximos decrecientes antes de tomar posiciones en ellas”. Más allá de tecnicismos, en lo que hay que fijarse es que cuando marque un mínimo pueda rebotar y cambiar la tendencia para volver a subir.

Asimismo, recomienda huir de las criptomonedas que tengan poco volumen de contratación y no sean conocidas, además explica que la inversión debe basarse en la diversificación de la inversión para conseguir minimizar riesgos. “Todo bajo la premisa vital de no invertir dinero que necesitemos”, recalca Eduardo Bolinches.

Victoria Torre de Selfbank explica que los inversores tienen que saber que, como en cualquier entorno financiero, es posible que irrumpa en el mercado una caída brusca de la divisa. “Por ello, sería recomendable para carteras grandes, de modo que fuese un instrumento de diversificación”, apunta.

¿Buen momento para invertir en criptomonedas?

En lo que va de año, el Bitcoin ha caído con fuerza, se ha dejado un 69% y ahora cotiza por debajo de los 4.500 puntos. Esto demuestra la gran volatilidad de las criptomonedas. Hay que recordar que hace menos de un año, diciembre de 2017, el Bitcoin llegó a marcar los 20.000 dólares, su máximo histórico, pero desde ese momento no ha parado de caer.

“Las criptodivisas no están estabilizadas, están buscando suelo, por lo que están bajistas”, explica Eduardo Bolinches. Por ello, recomienda “cultivar la paciencia, sin dejarnos llevar por la avaricia”. Recuerda la burbuja de 2017 con las criptomonedas y señala que “nadie nos puede asegurar que no vayamos a corregir todas esas subidas”. A pesar de ello, Bolinches afirma que el blockchain y las grandes criptomonedas han llegado para quedarse, “pero no sabemos a qué precio”.

“Solo con compras periódicas y de bajo importe cuando dejemos de ver pautas en el precio de máximos y mínimos decrecientes podremos sacarle partido a este mercado”, explica. Victoria Torre comenta que uno de sus principales riesgos está en la falta de legislación  y de regulación en este sector. “Si los gobiernos llegan a prohibir su uso, será más difícil su expansión y adopción o si los gobiernos añaden impuestos adicionales a estas monedas, perderán parte de su ventaja competitiva”, apunta.

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando