La morosidad se agrava con la COVID entre los autónomos y las pymes

La crisis sanitaria y su consecuente falta de liquidez, unido a la morosidad pública y privada que sufren los autónomos y las pymes; han hecho que este colectivo se convierta en los mal pagadores

La morosidad se agrava con la COVID entre los autónomos y las pymes

ELPERIÓDICO

Autónomos

MOROSIDAD de AUTÓNOMOS Y PYMES

Lidia Alvarez Byzness

Lidia Álvarez Vellido

Los autónomos, microempresas y pymes están siendo los que más están sufriendo las consecuencias de la pandemia. Los nuevos contagios con sus consecuentes restricciones amenazan con traer meses muy complicados para ellos.

Sin ir más lejos, estos eran los actores económicos que mejor pagaban y los que más sufrían los impagos de terceros pero la pandemia ha invertido la situación, debido a la falta de liquidez que ha traído consigo para estos empresarios.

Así lo demuestra una encuesta realizada por la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM) para analizar el alcance de la COVID-19 en materia de pagos a proveedores, de la cual se desprende que para el 74% de los encuestados este colectivo es el que más está tardando en pagar a sus proveedores. En concreto, para el 39% son los autónomos y microempresas los que más están tardando en pagar, mientras que para el 35% restante son las pequeñas y medianas empresas

Este gran cambio se debe principalmente a la falta de liquidez que están sufriendo y  “evidencia que estos nuevamente están siendo los menos protegidos por las ayudas del Estado y por tanto, los que más consecuencias sufrirán”, alertan desde la plataforma. 

La falta de liquidez es una de las razones por las cuales no pueden pagar a sus proveedores. Según el último Barómetro realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) la mitad de los encuestados, cerca de 1,6 millones de trabajadores por cuenta propia, han visto reducida su facturación durante estos meses más de un 60% respecto al año anterior. 

La morosidad que sufren los autónomos y pymes desde siemrpe

A esta razón se les suma la morosidad que ya sufre este colectivo de forma histórica. En este sentido, en septiembre, 1 de cada 3 autónomos la sufrían, siendo las empresas privadas los actores del tejido con los que más problemas tenían para que les pagaran. 

En cuanto a las entidades públicas, sí es cierto que la administración central cumple con los plazos establecidos, mientras que la regional no lo hace pero sólo se excede de media tres días y ha reducido su morosidad respecto al año pasado. 

El problema viene cuando hablamos de los ayuntamientos, que tienen una media de 99 días a la hora de pagar, triplicando el periodo legal de pago que está establecido en 30 días. 

A juicio de Lorenzo Amor, presidente de ATA, “los autónomos, que son los principales proveedores de la administración local, necesitan en estos momentos tan complicados liquidez, y sin embargo vemos cómo muchos de estos ayuntamientos se están financiando a costa de sus autónomos”. 

Jaen es uno de los municipios que más tarda en pagar en España, con una media de 693 días. Por lo que un autónomo que realice algún trabajo para este ayuntamiento cobrará casi dos años después de presentar la factura. A este le siguen Parla, con 440 días de media; y Jerez de la Frontera, con 416 días. 

Por el lado contrario, Ávila es la que mejor paga, en tres días; seguida de Zamora, Dos Hermanas y Ciudad Real; con una media de 5, 7 y 8 días; respectivamente.

Los daños colaterales en los empleados

Estos problemas para cumplir con las obligaciones de pago no sólo repercuten en la liquidez de las compañías, sino también en sus empleados. 

En este sentido, según el último Informe Europeo de Pagos 2020 realizado por Intrumel 42% de las pymes españolas asegura que los retrasos en los pagos están detrás de los despidos en su plantilla. 

Un ejemplo de ello son los datos que desprenden los Códigos de Cuenta de Cotización de la Seguridad Social, que determinan que entre marzo y agosto han cerrado 74.300 empresas. 

Esta situación, que propicia que la tasa de paro española, según el Instituto Nacional de Estadística, roce el 16%, sitúa a España entre los 3 países europeos en los que los impagos a pymes están repercutiendo más negativamente en el empleo, al mismo nivel que Irlanda (42%), y por detrás de Lituania, que encabeza la lista con un 44% de pymes que señalan que el retraso en los pagos es un factor clave en los despidos de los empleados. 

En este articulo: Autoempleo

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando