elPeriódico economía

Viernes, 13 de diciembre del 2019

Economyz

Estos son los métodos de ahorro que podemos aprender de los estudiantes

Amoldarse a un presupuesto resulta complicado en muchas ocasiones. Todo depende de las expectativas que tengamos

Los jóvenes estudiantes pueden ser un claro ejemplo de cómo con un bajo capital se pueden hacer virguerías

Los jóvenes estudiantes pueden ser un claro ejemplo de cómo con un bajo capital se pueden hacer virguerías // kschneider2991 (Pixabay)

Ahorro e Inversión

PRESUPUESTOS PARA AHORRAR

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

Aunque pueda parecer extraño, los jóvenes estudiantes pueden ser un claro ejemplo de cómo con un bajo capital se pueden hacer virguerías. Muchos de ellos tienen la capacidad de ser austeros evitando gastos innecesarios para hacer frente a las cosas que necesitan. ¿Cómo lo consiguen?

En este sentido, los expertos de Handson Banking recomiendan en un primer lugar que hay que establecer “un plan de gastos”. Algo que resulta fundamental si queremos llegar a nuestros objetivos de ahorro y que los estudiantes suelen tener “bastante claro”. ¿Y cómo distribuirlo?

El método más utilizado, tal y como describen, sería el siguiente: 30% de los ingresos al alquiler, 30% a la comida, 15% para transporte, 15% ahorros, 10% para ropa, 5% para diversiones. El resto estaría distribuido entre material escolar/universitario y servicios públicos.

La utilización de internet como arma fundamental

Otra de las prácticas de los estudiantes de las que podemos extraer una enseñanza es la utilización de internet como una vía para buscar un mayor ahorro. Tal y como describe Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank, el estudiante de hoy en día ha nacido “con internet debajo del brazo y gracias a ello tienen una gran facilidad en su manejo”.

Y es que en la red podemos encontrar una gran fuente de información de los precios de un mismo producto en “diferentes establecimientos”. Lo más importante es que cuando queramos comprar un producto determinado “busquemos varias opciones para ver dónde los podemos adquirir más barato”, añade. Una práctica que los estudiantes suelen llevar a cabo.

Por tanto, el experto, apuesta por ir buscando las tiendas que venden el producto e ir apuntando en una hoja “dónde se encuentra y qué precio está ofreciendo”. Una vez que veamos cuál nos resulta más económico, podemos revisar ese listado y ya embarcarnos en el proceso de compra. Nos permitirá ahorrar más de lo que pensamos.

Cambiar la mentalidad de la movilidad

Los estudiantes, tal y como apuntan desde Handson Banking, también logran hacer recortes en el transporte. Muchos de ellos deciden ir en bicicleta o en transporte público, por lo que el ahorro de costes “es mayor que si optamos por utilizar un coche o una moto”, además de que contribuiremos de una mejor manera al medio ambiente.

López-Gálvez expone que los costes iniciales son la bici y un buen candado, mientras que los posibles gastos en los que hay que incurrir en el día a día son mínimos: “posibles pinchazos, engrasar la cadena o reparar pequeñas averías”, detalla.

Aun así, es posible que no tengas la posibilidad de utilizar estas opciones, porque el trayecto sea largo o porque el camino no sea seguro para utilizar este medio de transporte. En estos casos “el metro, el autobús, o el tren” son opciones que pueden hacernos recortar hasta 50 euros mensuales en comparación con los vehículos privados.

Compartir piso, comida propia o elegir el supermercado

Puede parecer muy obvio, pero en el caso de que vayas justo de ingresos una posibilidad, destacan desde Handson Banking es “compartir piso”, lo cual ayuda en el ahorro de costes. “Sale mucho más rentable”, coincide el experto de Self Bank .

Asimismo, un método muy utilizado por los estudiantes es “hacer un plan semanal de comidas para así tener un control de los alimentos que necesitar”, comenta López-Gálvez. Siguiendo este esquema, ir con una lista de todos los productos que tienes que adquirir permite una “gasto menor mensual”. Igualmente, es recomendable un “plan de comidas” y llevar un tupper de casa en lugar de ir a la cafetería o a algún restaurante.

Por último, a la hora de comprar en el supermercado también se puede hacer la comparativa de precios e intentar tener preferencia por las marcas blancas. Pese a que la calidad no sea igual, el ahorro en una cesta de la compra puede ser importante.

En este articulo: Producto financiero Ahorro

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando