elPeriódico economía

Lunes, 14 de octubre del 2019

Economyz

Ahorro e inversión de pequeña escala: dónde meter o no pequeñas cantidades

Teniendo en cuenta que el nivel de los sueldos no es especialmente elevado, la realidad es que la única opción disponible para empezar a ahorrar o invertir, en muchos casos, es el de emplear cantidades más pequeñas.

Ahorro e inversión de pequeña escala: dónde meter o no pequeñas cantidades

Pixabay

Ahorro e Inversión

Finanzas desde cero

Héctor Chamizo

Héctor Chamizo

La cuestión que sigue a este razonamiento es dónde y cómo se puede invertir a pequeña escala. Y es que muchas veces no es fácil encontrar productos en los que se puedan hacer aportaciones paulatinas con muy poco capital y que se puedan adaptar al bajo presupuesto del que disponemos. 

Con todo, afirma Antonio Castelo, responsable de renta variable de iBroker, existe la falsa creencia de que “la inversión es cosa de ricos”, y que para comenzar a hacer crecer nuestros ahorros debemos de partir de “cantidades extremas”, pero “no es así”. Tal y como añade, simplemente consiste en apostar lo poco que tenemos en “vehículos que se adapten a nuestras posibilidades”. 

El paso del tiempo ha hecho que la industria de la inversión haya cambiado. Tanto es así que se puede decir que se ha ido democratizando. Esto quiere decir que cada vez son más usuarios los que pueden aportar sus ahorros con el fin de obtener rentabilidades. Todo en base al efectivo que se tiene disponible. 

Según comenta José Luis Cárpatos, director de Gloversia Eafi, existen nuevas formas de inversión en las que se puede “participar a partir de pequeñas cantidades”, que son “más accesibles” y que nuestros pequeños ahorros “se pongan a trabajar”. Algo que es mucho mejor que “dejar nuestro capital, por pequeño que sea, parado”. 

Dónde se puede invertir con poco dinero

El siguiente paso que hemos de abordar es conocer qué podemos hacer con nuestro pequeño capital. La escena ha cambiado con respecto al pasado y ya no es necesario apostar grandes montantes de dinero. De hecho, según explican los expertos de Self Bank, es mucho mejor desde el punto de vista psicológico “perder 200 euros en lugar de perder 30.000”, por poner el ejemplo. Con poco dinero, tendremos esa ventaja en términos mentales. 

Para Castelo, al igual que sucede con inversiones de mayor tamaño, antes de tomar la decisión de dónde quieres meter tu capital, has de preguntarte “qué tipo de inversor quieres ser”. Es decir, si vas a querer “asumir más o menos riesgo” para delimitar tu perfil, pese a que no puedas emplear “ahorros elevados en cada inversión que acometas”. 

Tal y como describen los expertos de la entidad bancaria, debemos preguntarnos internamente si “consideramos que tenemos un perfil más conservador, o por el contrario, más arriesgado”. En función de ello deberemos “destinar mayor o menor peso a los depósitos, a los bonos (renta fija) o a las acciones (renta variable)”. Aunque pueda sonar raro, incluso para perfiles de riesgo bajo conviene tener algo de peso, aunque sea poco, “en el mercado de acciones, es decir, en bolsa”, añaden.

En el caso de que seamos conservadores, deberemos darle un protagonismo más alto de nuestro bajo presupuesto a productos como los depósitos bancarios o la renta fija de corto plazo, coinciden los expertos. Con todo, agregan que con los tipos de interés tan bajos “quizá sea mejor que esperes a que la situación anómala se normalice”. 

Castelo expone que para cantidades pequeñas no es aconsejable comprar directamente acciones, ya que las comisiones “son fijas y pueden restarle mucha rentabilidad”. Es por eso que una de las posibilidades son los “fondos de inversión o los ETF”. Si queremos empezar con poco dinero, “podría ser lo ideal porque se puede comenzar a aportar desde 1.000 euros o menos”, dice Cárpatos. 

Bitcoin, monedas extranjeras o vino de alta gama

Puede parecer extraño, pero con un bajo capital también podemos realizar inversiones tácticas más arriesgadas, teniendo en cuenta que quizá podamos tener pérdidas, aunque también beneficios elevados. Dentro de estas opciones se encuentra invertir en criptodivisas, como el Bitcoin. Con todo, es un sector carente totalmente de regulación y súper especulativo, por lo que los expertos recomiendan prudencia. 

También tienes la alternativa de invertir en divisa extranjera. Son productos de fácil acceso para todo el mundo, ya que no hay restricciones para profesionales. Lo que sí es recomendble, comenta Cárpatos es que “amplíes tu formación”, puesto que “un mal dato de PIB, la inflación, los tipos de interés o la deuda externa puede hacerte picadillo”.

En último lugar, tenemos la opción de apostar por vino de alta gama, por raro que te parezca. Con tus 100, 200 o 500 euros, puedes adquirir botellas en las mejores bodegas y dejar que el tiempo las revalorice. Solo es cuestión de hacer un seguimiento.

En este articulo: Educación financiera Ahorro

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando