elPeriódico economía

Viernes, 23 de agosto del 2019

Economyz

Financiar los regalos de Navidad puede salir caro

La mayoría de compras se pagará este año con tarjeta. Si se elige fraccionar el pago, conviene conocer muy bien cómo funcionan los intereses para no tener sorpresas

El TAE es el principal enemigo al financiar nuestras compras 

El TAE es el principal enemigo al financiar nuestras compras  // Unsplash

Ahorro e Inversión

COMPRAS NAVIDEÑAS

nieves-ruiz-bn

Nieves Ruiz

Estas Navidades gastaremos con más cautela. Así se desprende del último informe de la consultora Deloitte sobre el consumo de regalos de Navidad. Según este estudio, cada español gastará una media de 601 euros, un 5% menos que el pasado año. Una cantidad que podría incrementarse si optamos por fraccionar nuestras compras navideñas con nuestra tarjeta de crédito.

Según datos del informe, las tarjetas de débito se coronarán como el método de pago favorito de los consumidores tanto para tiendas físicas como comercios on line. Los monederos digitales que el pasado año lideraban el ranking continuarán sin afianzarse a pesar haber incrementado cinco puntos su uso.

Financiar nuestras compras de Navidad, sobre todo si la cifra es más alta de lo que nos podemos permitir, es buena idea siempre que se acumule y se pague a final de mes. El problema viene cuando tratamos de fraccionar el importe total en varias partes más pequeñas. Es en este escenario cuando entran en juego los intereses, una cantidad que aun a pesar de ser pequeña, supone un gasto extra con el que no habíamos contado.

El TAE, el principal enemigo al financiar nuestras compras

El coste asociado al tipo de interés de cada tarjeta suele oscilar entre el 20% y el 25%. Se trata del TAE. Una tasa de interés que supone un porcentaje extra de gastos y que asumimos al contratar nuestra tarjeta de crédito.

Hace años se tenía en cuenta el TIN (Tipo de Interés Nominal), que marca el porcentaje del interés que pagamos mes a mes por nuestras compras a plazos. Sin embargo esta tasa no cuenta con otros gastos anexos propios de la transacción y la gestión que cobra la financiera, por lo que muchos consumidores al llegar a fin de mes y ver sus recibos, se llevaban una desagradable sorpresa al comprobar que tienen que hacer frente a mayor cantidad. El Banco de España decidió poner fin a esta situación en el año 1990 tomando como referente el TAE (Tasa Anual Equivalente) que es el tipo de interés que muestra el coste efectivo de un producto financiero.

Esta tasa se calcula de acuerdo con una fórmula matemática que suma: el tipo de interés nominal de la operación (el TIN), la frecuencia de los pagos, la comisión bancaria y los gastos de la operación. El resultado es la cantidad extra real que abonamos cuando fraccionamos un pago.

La OCU destaca esta situación y recalca que no siempre es buena idea el fraccionar nuestras compras con tarjetas y microcréditos. Según Ileana Izverniceanu, portavoz de la organización, “es totalmente desaconsejable utilizar este tipo de microcréditos y de cualquier tipo de pago que suponga un gasto extra porque perdemos la referencia de lo que estamos gastando. Si nuestro fin es el ahorro, debemos buscar otras maneras de pagar sin que nos suponga un gasto mayor al inicial”.

Según la OCU antes de comprar debemos evitar dejarnos llevar por los impulsos. El problema de fraccionar el dinero a la hora de pagar con tarjeta, puede estar en perder el control de los gastos porque no los vemos físicamente. Si no queremos llevarnos sorpresas, la organización para los consumidores nos da estas recomendaciones de cara a las compras navideñas:

  • Hacer una lista para programar y escalar las compras, sobre todo ahora que gastamos más.
  • Confeccionar esta lista por temáticas y establecer de antemano lo que vamos a comprar.
  • Repartir las compras y anticiparnos en la medida de lo posible sobre todo en la alimentación.
  • Llevar un seguimiento de los gastos y tener en cuenta los incrementos de intereses que podemos tener cuando nos venga el recibo.
  • Comprar por adelantado ya que muchas veces los comercios inflan los precios al llegar la Navidad.





 

En este articulo: Producto financiero Ahorro

Iniciar sesión 0 Comentarios
cargando